Una explosión en la planta Clorados 3 del parque industrial Pajaritos de Petróleos Mexicanos (Pemex), en Coatzacoalcos, Veracruz, dejó un saldo de al menos tres trabajadores muertos y 136 más heridos de este complejo, hoy administrado por la empresa Petroquímica Mexicana de Vinilo (PVM), una alianza entre la mexicana Mexichem y la estatal petrolera, que es operado por la privada.

La cifra de personas fallecidas puede ser mayor, afirmó el titular de Pemex, José Antonio González Anaya, en conferencia luego de que se trasladó al sitio, ya que el Ministerio Público no había podido ingresar a la planta hasta que se enfriara el reactor, a las 11 de la noche. Hasta esta hora, 88 personas se encontraban hospitalizadas todavía, de las cuales 13 se encontraban graves, dijo el titular de Pemex.

El estallido se registró alrededor de la 3:30 de la tarde y se sintió en la mayor parte del puerto. El gobierno estatal emitió una alerta a la población para que se abstuviera de salir de sus viviendas, debido a la presencia en el aire de compuestos químicos que pudieran causar quemaduras de piel. El incendio derivado de esta explosión se prolongó hasta poco después de las 6 de la tarde, hora en que la estatal informó que se encontraba sofocado.

La Secretaría de Educación de Veracruz informó que se suspendieron las clases, en todos los niveles educativos en los municipios de Coatzacoalcos, Agua Dulce, Minatitlán, Nanchital, Ixhuatlán del Sureste y Moloacán.

El presidente de la República, Enrique Peña Nieto, viajará al lugar para constatar los daños y dar seguimiento a las causas del accidente, informó la dependencia.

Alianza emblemática

En septiembre del 2013, y tras más de tres años de negociaciones, Pemex y Mexichem formalizaron la asociación en la planta Clorados III por 518 millones de dólares, una alianza que se retomó luego de que Mexichem la diera por cancelada en noviembre del 2012, debido a que la entonces administración de la estatal no llegó a un acuerdo con los trabajadores del complejo sobre sus condiciones laborales.

Dicha coinversión se basó en una inyección de capital e integración de activos por 228 millones de dólares de Pemex. Por su parte, Mexichem aportó 90 millones en activos más 200 millones de dólares en capital con el fin de modernizar el complejo Pajaritos.

De esta alianza resultó la empresa Petroquímica Mexicana de Vinilo (PVM), antes Clorados III, de Pemex, con una meta de duplicar su producción de monómero de cloruro de vinilo (VCM) llegando a 400,000 toneladas en el primer año; sin embargo, se empleó a sólo a 38% de los trabajadores de ese complejo (alrededor de 800) y el resto (1,300 trabajadores) fueron colocados en otros puestos o dejaron de trabajar para Pemex.

En el tercer trimestre del año pasado, PMV presentó su primer flujo operativo (EBITDA) de 16 millones de dólares desde que se formó la asociación.

kgarcia@eleconomista.com.mx