En 2020, el gigante del comercio electrónico Amazon entregó más paquetes en Estados Unidos que FedEx, quien es considerado uno de los líderes de este sector, en un mercado que alcanza un valor de 1.5 billones de dólares. Seis años antes, la compañía fundada por Jeff Bezos no había entregado un sólo paquete en territorio estadounidense y dependía completamente de los que hoy son sus grandes competidores en este mercado.

La compañía ha desarrollado una red de almacenes, camiones, aviones y repartidores que le han permitido convertir la entrega de paquetes de un costo a una fuente de ingresos al ofrecer sus capacidades de reparto como un servicio. Se trata de un modelo similar al que hizo cuando comenzó a ofrecer los servicios de almacenamiento de información que requería su negocio de comercio electrónico como un servicio de centro de datos o de nube, lo que dio origen a Amazon Web Services (AWS).

Amazon se lleva casi la mitad de cada dólar gastado en el comercio electrónico de Estados Unidos y aunque aún le queda un trecho por superar a UPS y al Servicio Postal de Estados Unidos dentro del mercado loǵistico, la compañía también quiere ser dominante en este sector y por eso planea comenzar a incursionar en el transporte marítimo de mercancías.