Si bien la Ley Federal del Trabajo (LFT) establece claramente que si un trabajador tiene una enfermedad contagiosa, como es la clasificación de la Covid-19, tiene derecho a no acudir a trabajar; no obstante, es importante que haya una mayor coordinación entre el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) con los trabajadores y patrones, a fin de que se implementen nuevos protocolos que ayuden a frenar la pandemia.

Abogados laborales consultados por El Economista, estiman que las pruebas son una herramienta importante para evitar la propagación de contagios en los centros de trabajo; pero también advirtieron que los trabajadores deben conocer el procedimiento que deben seguir en caso de contagiarse, y parte de ese procedimiento es acudir al IMSS para obtener su incapacidad.

“Pueden existir acuerdos entre el patrón y los trabajadores en los casos de urgencia, ya sea que la empresa asuma el pago de salarios por los primeros días; pero si la ausencia es mayor, entonces que sea el IMSS quien se encargue del pago del 60% del salario, tal y como lo estipula la LFT”, detalló el especialista Ricardo Martínez, de la firma D&MAbogados.

Las secretarías de Salud y del Trabajo, emitieron una guía que actualizaron en tres ocasiones; y es buen momento para hacer una nueva actualización, para que, sobre todo las empresas pequeñas y medianas, puedan enfrentar de mejor manera esta cuarta ola de casos que se está presentando.

Asimismo, el abogado Germán de la Garza, recordó que las organizaciones no pueden dejar de lado la instrumentación en el control de ingreso-egreso de las personas trabajadoras, así como de los clientes.

Añadió que si bien el protocolo que emitió desde el 2020 el gobierno federal puede retomarse, también es necesario que se actualice y recordar que es posible escalonar horarios para el uso de las instalaciones con el fin de disminuir el contacto; mantener la separación de las estaciones de trabajo compartidas a una distancia de 1.50 metros, así como flexibilizar el trabajo, permitir la reorganización de los turnos y el escalonamiento de las jornadas laborales, así como el uso de las tecnologías para minimizar el contacto directo, incluyendo el teletrabajo.

Hasta el domingo 9 de enero, México acumulaba 4 millones 360,219 contagios y 300,334 defunciones, desde que inició la pandemia en el país. Los datos dados por la Secretaría de Salud reflejan que hasta el día de ayer, había 158,332 casos activos de coronavirus.

El pasado sábado, el país registró la cifra más alta de contagios diarios de coronavirus desde que inició la pandemia en México, con  30,671 nuevos casos de Covid-19.

Funcionarios como la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, y la secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales, María Luisa Albores González, han informado de su resultado positivo a pruebas para detectar Covid-19.

Por otra parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó este lunes que se realizaría una prueba Covid-19, ya que amaneció “ronco”, pero consideraba que sólo es una gripa.

(Con información de Redacción)