El ministerio de Transportes alemán ordenó este lunes la retirada inmediata en Europa de 774,000 vehículos diésel de Daimler, equipados con programas informáticos capaces de falsear niveles de emisiones de gases contaminantes, un nuevo revés para la reputación de la industria alemana del automóvil.

"Daimler afirmó que procederá lo más rápidamente posible, en colaboración transparente con las autoridades, para asegurarse de que se supriman los sistemas de medición rechazados por el gobierno", afirmó el ministro Andreas Scheuer, al término de una entrevista con el patrón de Daimler, fabricante de Mercedes, Dieter Zetsche.

Daimler confirmó esta retirada en un comunicado transmitido a la AFP y prometió "aclarar las cuestiones legales" vinculadas a este procedimiento de una envergadura excepcional.

Los principales modelos afectados son los furgones Mercedes Vito y los SUV de sus emblemáticas clase GLC y C, 238,000 de los cuales circulan en Alemania.

erp