El millonario belga Albert Frere anunció su intención de dejar la dirección del grupo GBL (Groupe Bruxelles Lambert), uno de sus holdings, anunció el grupo este lunes en un comunicado.

"Albert Frere informó al presidente del Consejo de Administración su decisión de no solicitar la renovación de su mandato de administrador" en la Asamblea General del 28 de abril, "y por lo tanto, renuncia a sus funciones de presidente ejecutivo a su término", indica el grupo.

El grupo GBL es el principal holding de Albert Frere, que el miércoles festejará sus 89 años. El grupo posee participaciones importantes en varios de los principales valores franceses, como Total, GDF Suez, Suez-Environnement, Pernod Ricard o Lafarge.

"Albert Frere, fiel socio de mi familia desde hace más de treinta años y colega desde hace tiempo en el Consejo de Administración de GBL tomó la decisión de dejarlo. Durante todos estos años pude apreciar sus calidades profesionales y humanas así como su sentido de los negocios fuera de lo común que permitió a GBL izarse al primer lugar de las empresas europeas cotizadas", reaccionó en un comunicado Paul Desmarais, vicepresidente del Consejo de Administración.

Desmarais recuerda que "esta transición fue preparada desde 2012, con el nombramiento de Ian Gallienne y Gerard Lamarche como administradores delegados".

El grupo GBL registró en 2013 un beneficio neto de 621 millones de euros. En los nueve primeros meses del 2014 GBL registró un beneficio neto de 739 millones de euros, contra 323 millones un año antes.

La cartera del holding tenía un valor al 30 de septiembre de unos 15,600 millones de euros.

Frere es el hombre más rico de Bélgica. Ocupa el 390 puesto de la lista de millonarios que elabora la revista Forbes, quien le atribuye una fortuna personal de unos 4,100 millones de dólares.

El empresario nació el 4 de febrero de 1926 cerca de Charleroi, en el corazón de la cuenca siderúrgica belga.

Sus primeros pasos en los negocios los dio al tomar las riendas de la empresa familiar Frere-Bourgeois, que fabricaba clavos y objetos de hierro forjado.

Frere fue construyendo progresivamente una empresa de comercialización de acero que se convirtió en la principal de Bélgica, con exportaciones de lingotes de acero en plena Guerra Fría hacia la URSS o América Latina.

A los 28 años adquirió una primera participación en una planta de laminadoras, para luego adquirir otras fraguas. Veinticinco años después controlaba prácticamente toda la producción siderúrgica de Charleroi en Bélgica.

En 1982, al cabo de ocho años de crisis en el sector siderúrgico belga, Albert Frere cedió sus intereses en el acero a los poderes públicos para dedicarse a las finanzas y construir, junto al canadiense Paul Desmarais, su imperio.

abr