El impulso a la infraestructura ferroviaria anunciado por el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto -como el noveno de 13 puntos que conforman la agenda de su gobierno-, se enfocará en tres grandes proyectos previamente anunciados o diseñados por gobiernos estatales y que en conjunto y, de acuerdo con estudios de prefactibilidad, requerirían más de 3,000 millones de dólares.

Aunado a ello, prevé ampliaciones a los sistemas del Metro y Tren Ligero ya existentes en Monterrey, Estado de México y Guadalajara.

En México, volveremos a tener trenes de pasajeros para conectar nuestras ciudades , expuso Peña, quien anunció la construcción de los trenes ligeros México-Querétaro; México-Toluca, y el tren transpeninsular Yucatán-Quintana Roo.

El anuncio presidencial viene a dar certeza a estos tres proyectos presentados en años anteriores y que incluso fueron propuestos durante su campaña presidencial.

A finales de abril de este año, el jefe del Ejecutivo en Querétaro, José Calzada Rovirosa, presentó el proyecto del Tren Ligero para conectar a esa capital con la ciudad de México.

Los estudios los tendremos listos en noviembre y con el acompañamiento en parte por la Federación. Es una obra que podría ser una realidad a partir de los primeros meses del 2013 , expresó en esa ocasión. El costo previsto es de 1,200 millones de dólares.

El caso del Tren Ligero a la capital mexiquense también fue una promesa de campaña de Eruviel Ávila, hoy gobernador. A mediados del 2012, el secretario estatal de Finanzas, Raúl Murrieta Cummings, comentó que se buscaría presupuesto para el proyecto en el 2013. Y durante este año, los estudios de factibilidad arrojaron un costo aproximado de entre 1,000 y 1,500 millones de dólares.

Finalmente, el proyecto del tren transpeninsular, que beneficiaría a los estados de Quintana Roo, Campeche y Yucatán, fue iniciado por la exgobernadora yucateca Ivonne Ortega en el 2010, y en una primera etapa necesitaría al menos 1,000 millones de dólares.

estados@eleconomista.com.mx