La actividad industrial en México avanzó 1.1% durante el noviembre del 2020, ligando seis meses en el terreno positivo desde que inició el programa de reactivación económica. Aunque el repunte fue ligeramente más bajo que el mes previo y todavía se mantiene en niveles inferiores a los prepandémicos. 

Este sector, de actividades secundarias ha seguido una tendencia más dinámica de recuperación, en comparación con las actividades terciarias. De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la actividad más dinámica de la industia es la construcción

Durante este penúltimo mes del año pasado la construcción registró un repunte mensual de 2.2%, mientras la minería creció apenas 0.1 por ciento. Por su parte, las industrias manufactureras se mantuvieron en ceros. 

El subsector que registró una contracción importante fue el de la generación, transmisión y generación de electricidad, agua y gas. En noviembre del 2020 se contrajo 2.3% respecto del mes previo. 

Para diciembre se esperan caídas significativas en todos los sectores de la economía por el nuevo confinamiento impuesto ante el avance de la pandemia. Aunque las actividades secundarias están dentro de las consideradas esenciales, las restricciones en la movilidad y otros sectores pueden influir en el nivel de actividad. 

Aún con el dinamismo modesto del sector industrial mexicano, éste ha sido menos golpeado por la pandemia Covid-19. Mientras que las actividades agropecuarias se encuentran con su mejor tendencia y en el otro extremo, las actividades terciarias -el comercio y los servicios- no logran salir de los números rojos.