La aerolínea mexicana Global Air dijo este lunes que el accidente del pasado 18 de mayo en Cuba en el que fallecieron 112 personas obedeció a un error humano.

En un comunicado, la empresa dueña del avión siniestrado dijo que "la tripulación despegó la aeronave con un ángulo de ascenso muy pronunciado, creando una falta de sustentación que trajo como consecuencia el desplome de la aeronave".

La compañía, que arrendaba el avión a Cubana de Aviación, llegó a esa conclusión tras la revisión a las cajas negras del Boeing 737-200 fabricado en 1979.

La aeronave, que cubría la ruta interna Habana-Holguín, cayó con 113 personas a bordo poco después de despegar de la capital cubana el pasado 18 de mayo.

Del total de personas que viajaban en la aeronave, 102 eran cubanos, seis tripulantes mexicanos y cinco pasajeros extranjeros: una pareja de argentinos, una mexicana y dos saharauis.

Global Air, una pequeña firma fundada en 1990, dijo también que "ha venido asumiendo su compromiso con las víctimas de este lamentable accidente".

Tras el accidente, las autoridades aeronáuticas de México suspendieron las operaciones de la aerolínea y anunciaron una revisión.

Este lunes, la empresa dijo que tuvo una verificación que duró 27 días.

Agregó que aportó lo necesario para que se verificaran sus estándares de seguridad y acusó que las autoridades no se han pronunciado al respecto.

Previamente, Marco Aurelio Hernández, que fue piloto de Global Air ocho años, denunció en la prensa mexicana presuntas anomalías como mantenimiento deficiente, prohibición de volar en Chile y vuelos nocturnos sin radar en Venezuela, algunas de las cuales denunció en octubre de 2013 ante las autoridades aeronáuticas mexicanas.

abr