Al finalizar el 2012, la industria nacional cerrará con el peor de sus crecimientos de los últimos sexenios, de 1.4%, cifra incluso inferior a la débil evolución por la economía mexicana que será de 1.9% en promedio anual, criticó Francisco Funtanet, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

El principal reto del presidente Enrique Peña deberá basarse en impulsar la inversión, la modernización de la planta productiva y el fortalecimiento del mercado interno, consideró.

Pese a que la pequeña y mediana industria es el componente mayoritario de la planta productiva y el más importante generador de oportunidades laborales, sigue sin aprovechar íntegramente sus potencialidades debido, fundamentalmente, a la desarticulación de cadenas productivas y a la insuficiente oferta de apoyos tecnológicos, financieros y de asesoría técnica, para modernizar sus procesos, mejorar su capacidad competitiva y participar más activamente en la generación de empleos , refiere en un análisis económico.

Destacó que en el sexenio de Ernesto Zedillo el crecimiento promedio de la producción nacional fue de 4.3%, en el de Vicente Fox, la industria fabril reportó un alza de 1.7%, mientras que en este se espera un descenso considerable.

Los industriales del país atribuyen a la ausencia de una política industrial la polarización que persiste al interior del sector fabril, ya que los sectores y empresas vinculadas al comercio exterior disponen de niveles de modernización y competitividad, que les permiten avanzar a un ritmo considerablemente superior.

En contraste, los sectores y unidades económicas que dependen fundamentalmente del mercado interno, permanecen rezagadas y no lograron modernizarse al ritmo que impone la competencia con productos de importación, debilitando su contribución al desarrollo del país.

El dirigente de los empresarios afirmó que ya trabaja con el nuevo gobierno una política industrial de largo alcance e integral, a fin de que se incentive la producción de diversos sectores, entre ellos, los que no han gozado de los beneficios de la apertura comercial.

Pese al impacto de la crisis económica internacional la inversión, la producción y el empleo, el sector fabril recuperó los empleos perdidos y terminará el sexenio con un saldo favorable de alrededor de 374,000 nuevos empleos con respecto al cierre de la pasada Administración .

La industria reporta un acumulado de 5 millones 658,584 empleos al cierre de octubre del 2012, mientras que en el 2011 se generaron 5 millones 389,418 fuentes laborales; en tanto, para el cierre del 2006.

Concamin

Piden a la SE actuar ante desgravación

Tras descalificar la decisión de la pasada administración de desgravar unilateralmente productos agroindustriales, el sector empresarial adelantó que en breve tomará acciones que amortigüen el impacto en la cadena de valor, por lo que pidió a la Secretaría de Economía, que dirige Ildefonso Guajardo, que tome cartas en el asunto.

La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), que dirige Francisco Funtanet, estableció que la desgravación unilateral es una política de apertura incongruente con el hecho de que el sector agroindustrial mexicano se encuentra en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) y, precisamente ahora –agrega-, cuando inician las rondas negociadoras, se reduce la capacidad de negociación de México.

A través del presidente de la Comisión de Agroindustria y Pesca del organismo privado, Gregorio Gómez Sánz, los industriales externaron su inconformidad por la desgravación arancelaria unilateral que fuera decretada por la Secretaría de Economía durante los últimos días de la pasada Administración Federal.

El pasado 23 de noviembre, la Secretaría de Economía –que encabezaba Bruno Ferrari- publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto mediante el cual, en forma unilateral, apresurada y sin consulta con los sectores productivos nacionales , establece la desgravación de aranceles a 480 productos agroalimentarios e industriales.

[email protected]