El exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin es acusado de haber recibido 3.4 millones de dólares de Altos Hornos de México entre el 12 de junio y el 28 de noviembre de 2012, aunque la acusación formal relacionada con este asunto es por realizar operaciones con recursos de procedencia ilícita.

De acuerdo con las investigaciones de la FGR, consignadas en la carpeta de investigación FED/SEIDF/UNAI-CDMX/0000289/2019 el dinero recibido por el exfuncionario habría sido el pago de sobornos por la ayuda para promover ante el Consejo de Administración de Pemex, la compra de la planta “chatarra” de Agro Nitrogenados a AHMSA, por la cual la paraestatal pagó 240 millones de dólares.

Los recursos del soborno los habría recibido la cuenta en Suiza de Tochos Holding de su propiedad, con lo cual habría pagado 38 millones de pesos por una casa en Lomas de Bezares, en la Ciudad de México.

En este caso la FGR ha imputado también a la hermana del exfuncionario, Gilda Susana y Alonso Ancira Elizondo, socio y presidente del Consejo de Administración de Altos Hornos de México (AHMSA), Alonso Ancira Elizondo.

El 26 de febrero de 2019, la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda bloqueó las cuentas bancarias de Emilio Lozoya y las de AHMSA, debido a que se identificó en el sistema financiero nacional e internacional que se llevaron a cabo múltiples operaciones con recursos que presuntamente no proceden de actividades lícitas, mismos que se presumen ser derivados de actos de corrupción.

El 28 de mayo de 2019 un juez federal giró una orden de aprehensión contra Lozoya Austin y el presidente del Consejo de Administración de Altos Hornos de México (AHMSA), Alonso Ancira Elizondo.

El 28 de mayo de 2019, fue detenido en España el presidente del Consejo de Administración de Altos Hornos de México (AHMSA), Alonso Ancira Elizondo.

En Noviembre de 2019 un juez otorgó un amparo a Emilio Lozoya para que se le devuelva la casa ubicada en la calle Ladera, en Lomas de Bezares, asegurada en 28 de mayo por la FGR, que lo acusó de haber recibido un soborno de AHMSA y finalmente el 12 de febrero pasado fue arrestado Lozoya Austin en Malaga, España.

Auditoría señala que Pemex violó la ley en la compra de Agro Nitrogenados a AHMSA

En enero de 2017, la Auditoría Superior de la Federación determinó que Pemex no cumplió con las disposiciones legales y normativas aplicables en la compra de la empresa Agro Nitrogenados, S.A. de C.V., filial de Altos Hornos de México S. A. (AMSA), propiedad del empresario Alonso Ancira Elizondo.

De acuerdo con los resultados de la auditoría financiera y de cumplimiento 15-6-90T9N-02-0498, (la cual tenía como objetivo fiscalizar la gestión financiera de las erogaciones relacionadas con el proceso de adquisición de la planta de Agro Nitrogenados, a fin de verificar que su valuación, autorización, pago, comprobación, recepción, destino y registro contable se realizó conforme a las disposiciones legales y normativas), la adquisición de la planta no se realizó con las mejores condiciones de precio y calidad.

El informe de la auditoría, del cual El Economista tiene una copia, señala que no se acreditó la elaboración de avalúos, distintos a los del Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (INDAABIN) que soporten el precio de compra.

No obstante, tres meses después de la formalización del contrato de compraventa, los vendedores presentaron avalúos, en los cuales el valor de los activos se ajustó a los hechos consumados, es decir, al monto pactado contractualmente (275 millones de dólares).

El dictamen derivado de la auditoría concluida el 26 de enero de 2017, señala que la adquisición de la planta de fertilizantes fue por 275 millones de dólares, considerando que se rehabilitaría con una inversión de 200 millones de dólares, con lo que el total ascendió a 475 millones de dólares.

Sin embargo, en agosto de 2015, la Junta Directiva de P.M.I. Holdings, B.V. autorizó un incremento de 285 millones de dólares para rehabilitación, 142.5% más de lo previsto inicialmente, con lo que el costo total del proyecto aumentó hasta 760 millones de dólares.

Consigna que la adquisición de la planta de fertilizantes se realizó sin efectuar evaluaciones sobre la condición de los bienes, toda vez que, según PEMEX, “el vendedor se opuso, ya que de hacerlo se perdería la garantía de los mismos”.

El reporte de la ASF destaca que la planta tenía 14 años sin operar y en las prácticas de negocios no se conoce que se otorguen garantías a bienes con considerable antigüedad y que no están en funcionamiento.

En consecuencia, un año después de la adquisición, al realizar pruebas no destructivas y estudios de integridad mecánica, se determinó que el 60% de los bienes debía reemplazarse.

Por esas irregularidades Pemex presentó una denuncia de hechos en julio de 2019 en la que se señala que los miembros del Consejo de Administración son responsables de las irregularidades administrativas, civiles de los daños y perjuicios, por sus actos u omisiones. Incluso señala responsabilidades penales.

La auditoría aquí referida forma parte del informe de resultado de la fiscalización superior de la cuenta pública del año 2015, el último que estuvo al frente Lozoya Austin como director.

El viernes pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador explicó que Pemex compró la fábrica chatarra para cumplir con el compromiso hecho por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto con partidos de oposición cuando se firmó el Pacto por México, que sirvió de instrumento para impulsar las llamadas reformas estructurales.

De acuerdo con el mandatario en ese entonces, una de las demandas de la oposición era que el gobierno produjera fertilizantes para dotar a los productores rurales de bajos recursos.

Sin embargo, para cumplir con ello, el gobierno del presidente Peña cometió un gran fraude al comprar una empresa chatarra a sobreprecio.

ASF alertó de irregularidades en contrato de rehabilitación de la planta de fertilizantes nitrogenados

En 2015 la ASF también realizó la auditoria de Inversiones físicas 15-2-18T5K-04-0532 sobre la rehabilitación de las plantas de UREA, Ácido Nítrico, Nitrato de Amonio, así como del Área VI y SAMP de las plantas de agronitrogenados a Agro Nitrogenados, S.A. de C.V. Subsidiaria de Altos Hornos de México (AHMSA).

En este caso encontró deficiencias en el proceso de evaluación de las propuestas, falta de control del presupuesto y de los tiempos estipulados en el contrato de rehabilitación de la planta de fertilizantes nitrogenados, falta de experiencia de la empresa creada por P.M.I. Comercio Internacional, S.A. de C.V., para producir y comercializar fertilizantes que impide el logro de metas y objetivos alineados con el Plan Nacional de Desarrollo, reducción de metas y aumento del monto contratado sin justificación, no consideró originalmente la integración al proyecto de nueva tecnología, no justificó las razones por las cuales rebasó el importe contratado y no especificó en el contrato las responsabilidades que tendrían las partes.

Además halló falta de permisos por parte de la autoridad ambiental previo al inicio de los trabajos, incumplimientos en la ejecución y calidad de los trabajos por parte de la contratista, falta de aplicación de retenciones y sanciones por el incumplimiento del programa de obra, falta de participación del tecnólogo propietario de la ingeniería con el propósito de identificar los alcances con un grado de certidumbre adecuado, no se demostró el cumplimiento de la normativa respecto al uso de asbesto en la techumbre de almacenes y falta de documentación que soporte los pagos efectuados.

La auditoría determinó recuperaciones probables por 1,126 millones de pesos. Adicionalmente, existen 909 millones de pesos por aclarar.

[email protected]