Los industriales de vehículos pesados proyectaron comercializar 30,711 unidades al menudeo para el 2021, con lo que se observaría reactivación respecto al 2020, pero lejos de la recuperación de las ventas realizadas durante el periodo pre-Covid-19. 

Miguel Elizalde, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT) mencionó que el sector estima cerrar el 2020 con la venta superior a las 25,710 unidades, que implicaría caída de 38.8% comparado con el 2019.

De acuerdo con estimaciones de la asociación, la industria productora de vehículos pesados espera vender 30,711 unidades al menudeo durante 2021, cifra que representa caída de 26.9%, si se compara con las 42,010 comercializadas durante 2019, antes de la crisis económica ocasionada por la pandemia de Covid-19.

Refirió que las ventas esperadas para 2021 se situarían 40.8% por debajo de las 51,873 comercializadas durante 2007, año en el que la industria registró ventas récord; mientras que el 54.1% menos de la demanda potencial del mercado interno mexicano, la cual se estima en 66,900 unidades anuales.

El dirigente de las armadoras de empresas de camiones y tractocamiones destacó que la industria automotriz contribuye con alrededor de 3% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional y 1.9 millones de empleos, mientras que del autotransporte aporta 6% y 2.5 respectivamente.

“La industria automotriz y la del transporte, tienen que ser punta de lanza en la recuperación económica, y para ello es importante, renovar la flota, mediante esquemas nacionales o locales, como se hace en la Ciudad de México y Jalisco, y contar con un marco legal favorable que ayude a superar la crisis económica”, dijo.

El presidente de la ANPACT explicó que las proyecciones para 2021 se realizaron formuladas bajo el escenario de una recuperación económica moderada que contempla la situación actual del marco regulatorio en materia laboral.

kg