El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó este miércoles que una decena de empresas de energía, varias de ellas extranjeras, deberán renegociar sus contratos en el país en el marco de una controvertida reforma a la ley de la industria eléctrica.

El Senado aprobó la noche del martes varios cambios a la normativa del sector que fortalecen la presencia de la CFE en el mercado, una medida que ha generado un enorme rechazo entre inversores, mientras la oposición ha anunciado que interpondrá un recurso de inconstitucionalidad.

"Vamos a buscar acuerdos en esta lógica de que queremos seguir manteniendo contratos pero que los tenemos que actualizar a la nueva realidad, que no es solo a la nueva realidad económica, es a la nueva realidad política", dijo en su habitual rueda de prensa diaria.

"Básicamente son Iberdrola (de España) y unas 10 más, porque está bien concentrado el manejo del mercado eléctrico", añadió el mandatario en respuesta a una pregunta sobre cuantas firmas deberán renegociar sus contratos.

La reforma legal ya había sido aprobada por los diputados y solo se espera su promulgación por parte del gobernante.