La concesión del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) debe otorgarse “desde ahora” y no cuando finalice la construcción de esa terminal aérea, exhortó el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, quien ha hecho de la obra una bandera de su campaña política hacia Los Pinos.

“Sí, pero no concesionarlo hasta que esté terminado. “¡No! ¡Así no tiene sentido! (…) Cómo se los vamos a hacer con dinero del pueblo de México y luego se los vamos a concesionar. ¡Ah, qué vivillos!”, refirió el candidato de Morena-PT-PES en una gira por Jilotepec, en el Estado de México.

De esta manera el político que se decanta por remodelar el aeropuerto militar de Santa Lucía, a unos 35 kilómetros de la capital del país, discrepó de las afirmaciones de Federico Patiño, director del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, que ayer se manifestó a favor de concesionar el nuevo aeropuerto, pero una vez finalizada la obra.

Entrevistado luego del mitin en Jilotepec López Obrador insistió en su idea de construir dos pistas en la base militar de Santa Lucía, para resolver el problema de saturación del actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

“Nosotros lo que no queremos es que se gaste tanto en construir el Aeropuerto en Texcoco, porque es una inversión hasta ahora estimada en 300,000 millones de pesos. Pero eso puede consumir muchísimo más dinero y es dinero del presupuesto, de todos los ciudadanos. Entonces vamos a analizar este caso bien; tenemos una alternativa, resolveríamos el problema con el 25% de lo que estiman ellos: estaríamos hablando de hacer un aeropuerto con dos pistas buenas en Santa Lucia y con todas las obras de infraestructura. Con la nueva terminal, en 70,000 u 80,000 millones de pesos, que es lo que ya llevan ejercido del presupuesto, y sólo los han utilizado para el relleno del terreno. Es auténticamente un barril sin fondo”.

“¿Está dispuesto a analizar esta posibilidad?” -Se le preguntó.

“Yo hablo de una concesión en estos términos: que se haga la licitación ya y que ya no invierta el gobierno federal, que los que están construyendo el nuevo aeropuerto, que tienen suficiente dinero, que ellos hagan la inversión y ellos corran los riesgos y que ellos se encarguen de administrar el nuevo aeropuerto, es decir, que tengan una concesión y que les vaya muy bien.

“(Carlos) Slim ha dicho que es un buen negocio. ¡Adelante! Que participe en la licitación; vamos a convocar a técnicos, de inobjetable honestidad, porque no es nada más la técnica, es que se trate de constructores honestos; y que expertos independientes hagan la propuesta para la licitación, y que se les pueda presentar esto como una opción, como una alternativa. Lo otro es que se haga el nuevo aeropuerto en la base militar de Santa Lucia, y que ese terreno de ahora (el de Texcoco), lo que llevan de relleno, se utilice para oficinas; que no se construyan muy altas, porque ese es un suelo gelatinoso, pero sí pueden utilizarse esos terrenos para otras actividades”, comentó.

El candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia aseveró que este tema de la construcción del NAIM, sería uno de los primeros temas que aclararía en caso de ganar los comicios del 1 de julio.

“Lo voy a tratar al día siguiente del triunfo, yo creo que ellos ya lo están analizando, porque ya está en debate, qué bueno que se abrió este asunto, no quisieron que se discutiera el tema en las mesas que propusimos cinco del gobierno, cinco de la iniciativa privada, y cinco de nosotros, especialistas ingenieros, y luego regalaron al del Consejo Coordinador Empresarial (Juan Pablo Castañón), los de arriba, los jefes, y ya Castañón se rajó, se hizo a un lado, pero como siguió el asunto, salió Slim y se mantiene el tema, ya se abrió el debate, qué bueno”, expuso.

jmonroy@eleconomista.com.mx