El gigante cervecero belgo-brasileño AB InBev, número uno mundial del sector, registró un beneficio neto de 3,800 millones de dólares (3,120 millones de euros) en 2020, la mitad de lo anunciado en 2019, debido a la pandemia de Covid-19 que provocó una fuerte baja del consumo.

El grupo con sede en Bélgica, conocido por sus marcas globales Budweiser, Stella Artois y Corona, anunció en un comunicado que prevé "una mejora significativa" de sus ventas y sus beneficios en 2021.

"Después de un sólido comienzo de año, nuestros resultados generales para 2020 se vieron considerablemente impactados por la pandemia de Covid-19", comentó el gigante cervecero, particularmente afectado por las medidas de confinamiento y toque de queda.

"Los consumidores se han adaptado rápidamente a la nueva realidad al recurrir a las oportunidades de consumo en el hogar, cambiar más hacia el canal de comercio electrónico y encontrar nuevas formas de mantener la conexión social, lo que fortalece nuestra confianza en el potencial a largo plazo de la cerveza", agregó la empresa.

En 2020, el volumen de ventas cayó un 5.7%, pero la facturación, que alcanzó los 46,900 millones de dólares (38,500 millones de euros), solamente 3.7%, debido al aumento de los precios.

En el último trimestre de 2020 la facturación registró incluso una subida de 4.5% debido al aumento del volumen de ventas.

El beneficio bruto de explotación (EBITDA) cayó un 12.9% a 17,300 millones de dólares.