Los comerciantes venezolanos comenzaron hoy a expresar los precios de sus productos en la nueva moneda venezolana, el bolívar soberano, que tendrá cinco ceros menos y que entrará en circulación el próximo 20 de agosto.

La orden que entró en vigencia este miércoles está contenida en un decreto presidencial del 25 de julio, que adelanta la medida de reconversión, que será la segunda en 10 años.

El Banco Central de Venezuela (BCV) señaló que el decreto establece que los precios deberán expresarse en los actuales bolívares fuertes y en los próximos bolívares soberanos, a fin de que los venezolanos se vayan familiarizando con la nueva moneda.

El presidente Nicolás Maduro ordenó la reconversión que suprimirá cinco ceros menos, a fin de facilitar las transacciones cotidianas.

Con ello un billete de mayor valor actual, de 100,000 bolívares fuertes, se convierta en uno de un bolívar soberano.

El decreto establece que los instrumentos por los cuales se ofrecen bienes y servicios deben expresarse en las dos monedas.

"Todos los comerciantes y prestadores de servicios deben tener a la vista del público los precios y tarifas en bolívares fuertes y en bolívares soberano a través de tarifarios, mostradores, pendones y cualquier otro instrumento de carácter publicitario", explica.

La reconversión comprenderá la circulación de una nueva familia de billetes y la salida de la actual de los bolívares fuertes.

La nueva familia tendrá los billetes de dos, cinco, 10, 20, 50, 100, 200 y 500 bolívares soberanos, además de monedas de 50 centavos y de un bolívar soberano.

En la nueva familia, el billete de mayor valor, el de 500 bolívares soberanos, será equivalente a 50 millones de bolívares fuertes, lo que significa unos 14 dólares en el mercado negro.

La medida se efectuará sin el anuncio de un plan antiinflacionario y con la aparente continuación del control de cambios, vigentes desde 2003.

Además, será la segunda reconversión que realiza el gobierno bolivariano en 10 años, pues en 2008 eliminó tres ceros al bolívar y lo convirtió en bolívar fuerte.

La reconversión se realiza en medio de la tormenta inflacionaria, que escala a diario alrededor de tres puntos porcentuales. La inflación podría llegar hasta un millón por ciento para fines de 2018, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional.

La mayoría opositora en Asamblea Nacional (Congreso) aprobó el martes un pronunciamiento en contra de la reconversión monetaria, que considera que será inútil si el gobierno no frena la impresión de dinero sin respaldo.