“La reestructura que está teniendo el gasto público llegó para quedarse en los siguientes años”, indicó Ángel García-Lascurain, nuevo presidente nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

En entrevista, explicó que la nueva estructura del gasto, donde una parte importante se está destinando al impulso del sector energético, requiere también de una recomposición de los ingresos públicos, pues de no hacerlo se tendrá un fuerte desequilibro en las finanzas públicas del país.

“Si bien hay una recomposición del gasto, no vemos una recomposición del ingreso de la misma dimensión que permita no sólo financiar los nuevos requerimientos de gasto que promuevan la inversión y el consumo”.

En este sentido, aseguró que es ineludible que se realice una reforma fiscal para poder financiar tanto los programas sociales insignia del gobierno como proyectos que generen inversión, consumo y empleo.

Consideró que los apoyos que se le están dando a Petróleos Mexicanos (Pemex), sin que haya certeza de que se tendrá un resultado benéfico para el país, son el principal factor de riesgo que perciben en las finanzas públicas.

“Si Pemex recibe una baja en la calificación, ello tendrá un impacto en la deuda soberana, con lo que el equilibro de las finanzas públicas estaría en riesgo y podríamos ver un menor superávit de lo que se contempló para este 2020”.

A su parecer, ya no sería conveniente seguir utilizando los recursos del Fondo de Estabilidad de los Ingresos Presupuestarios, como se hizo en el 2019, para compensar el faltante de ingresos, ante el nulo crecimiento de la economía.

De acuerdo con datos del Presupuesto de Egresos de la Federación 2020, el gasto en inversión pública será de 761,589.3 millones de pesos, de los cuales, 50.4% se destinará a Pemex y la Comisión Federal de Electricidad con 383,728.6 millones de pesos.

Propuesta al Ejecutivo

García-Lascurain adelantó que en las próximas semanas el IMEF presentará un documento con diversas propuestas que buscan mejorar la recaudación y recuperar la inversión y el crecimiento económico a través de mejores prácticas empresariales.

“Estamos a favor de mayor recaudación. Pensamos que la ética empresarial tiene que ser parte de la transformación de México (...) la mejor manera de financiar el desarrollo en el mediano y largo plazos es a través del crecimiento económico”, afirmó.

Detalló que la propuesta se basará en recomendaciones que se han hecho en diferentes organismos internacionales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y el Foro Económico Mundial.

Indicó que el IMEF identifica tres tipos de capitalismo a nivel mundial: el primero se denomina como capitalismo de libre mercado, donde hay libre mercado, pero con la probabilidad de que se incremente la desigualdad.

El segundo es el capitalismo con intervención del Estado, donde se busca reducir la desigualdad, pero se desincentiva el crecimiento. El tercero es un capitalismo espejo, donde las empresas no sólo buscan generar utilidades, sino también un impacto ambiental y social.

“Todos los movimientos de descontento social de los últimos meses en Latinoamérica nos han orillado a repensar un nuevo esquema (...) tener un impacto ambiental y social positivo, es decir, cumplir responsabilidades como pagar impuestos, formación de capital humano y pagar salarios justos”.

Ángel García-Lascurain

  • Es el nuevo presidente nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas para el 2020.
  • Ocupó puestos de alta dirección en Banamex, Presidencia de la República y sector telecomunicaciones: Avantel y Embratel (Brasil), así como en Telmex Internacional.
  • Licenciado en Economía por la Universidad Anáhuac, con maestría en Economía y Negocios por la misma universidad.
  • El IMEF presentará al gobierno una agenda de políticas públicas que ayuden a mejorar la recaudación y a activar la inversión y crecimiento económico.
  • Ven riesgo en las finanzas públicas ante los apoyos fiscales a Pemex.
  • Para el 2020, el IMEF prevé que la economía crezca 1% y en el 2019 espera que sea de 0 por ciento.

Mayor fiscalización y combate a la informalidad, para aumentar recaudación.

Aumentar la recaudación tributaria sin implementar una reforma fiscal es posible, siempre y cuando se ejerza una mayor fiscalización y se combata la informalidad, refirieron expertos.

Carlos Cárdenas, experto fiscal, agregó que la recaudación de impuestos no podrá crecer si no se combate primero la economía informal, uno de los grandes lastres que se ha dejado de gobierno a gobierno.

“Lo primero que tendría que hacer la autoridad es incluir al sector de la economía informal dentro de la tributación, ya que éste representa más de 50% de la Población Económicamente Activa. Se podría crear un régimen especial en donde tributan, aunque sea, con una menor tasa”, expuso por su parte Manuel Toledo, socio de Proactive Tax & Legal.

Asimismo, indicó que se debe mejorar la fiscalización hacia los contribuyentes, sin que eso suponga una presión para aquellos que cumplen cabalmente con sus obligaciones fiscales.

Actualmente, en México los ingresos tributarios representan 16% del PIB, la tasa más baja dentro de la OCDE; en países como Chile es de 20 por ciento.

“Sí se pueden incrementar los niveles de recaudación si se implementan y se siguen ciertas medidas. El combate contra la evasión fiscal debe seguir y se debe mejorar la calidad de la fiscalización”, mencionó Adrián García, investigador del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria.

Otros puntos a considerar, refirieron los analistas, son mejorar la capacidad recaudatoria de los estados y evaluar la posibilidad de eliminar la tasa cero del IVA en alimentos y medicinas.

Luis Foncerrada, economista en jefe de American Chamber de México, consideró que, si en este año se inicia la discusión de una reforma fiscal integral, para que entre en vigor en el 2021 y no en el 2022 como proyecta el gobierno, es probable que en el siguiente año se pueda incrementar la recaudación entre 3 y 4 puntos del PIB.

Destacó que, con la reforma del 2014, la recaudación ha aumentado en poco más de 3 puntos del PIB, con lo cual para el 2021 se podría llegar a buenos niveles.

Para ello, indicó que el país necesita cumplir tres condiciones: primero, expuso, se debe garantizar el Estado de derecho; segundo, dejar en claro para qué se quiere recaudar más, y por último, comentó que se debe propiciar la inversión y a su vez la generación de empleos. Insistió en que se debe tener deducibilidad a 100% de las inversiones, pues ello implicaría que de manera inmediata crezca tanto el empleo como la recaudación del país.

[email protected]