Arturo Herrera, secretario de Hacienda y Crédito Público de México hasta la noche del jueves 15 de julio de 2021, se despidió de esa cartera del gobierno federal con el mensaje de que lo peor de la crisis económica y financiera que trajo consigo la pandemia de coronavirus ya pasó, pero hizo ahínco en que la política económica que persiga el gobierno en los siguientes meses debe ser “cuidadosa” para no desproteger a los más vulnerables o la planta productiva del país.

 

“Si bien es cierto que pasamos por unas circunstancias económicas muy, muy difíciles, y en la parte sanitaria por temas tan dolorosos por las pérdidas de las vidas de muchos compatriotas, yo estoy convencido que estamos dejando lo peor de la crisis atrás. Tenemos que ser todavía muy cuidadosos en las próximas semanas. Me parece que todos vamos a enfrentar un mejor México, un México más optimista y será un compromiso de todos el asegurarnos que podemos construir un mejor país que el que dejamos", dijo el ahora exsecretario de Hacienda en un videomensaje.

 

Arturo Herrera agradeció al presidente Andrés Manuel López Obrador haberle concedido el honor de llevar las riendas de una de las instituciones más relevantes del país en tiempos financieros tan convulsos por la Covid y después de la repentina renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda, cuando Herrera fue subsecretario.

“Hoy es mi último día como secretario de Hacienda y Crédito Público, sin lugar a dudas no sólo la mayor responsabilidad, el mayor honor que he tenido en mi vida profesional (…) Me tocó llevar las riendas de esta Secretaría durante la crisis económica más severa desde la Gran Depresión, y también desde la crisis sanitaria más grave a nivel mundial desde la influenza española. Por eso en gran medida los trabajos de la Secretaría estuvieron orientados a tratar de mitigar los efectos que estas crisis podían tener en la población en general, pero sobre todo en aquellos más vulnerables”, expuso Arturo Herrera. 

“Pero al mismo tiempo, cuidamos mucho enfocar este trabajo de tal forma que mantuviéramos los equilibrios macroeconómicos y financieros del país para sí poder asegurarnos, no solamente de que pudiéramos salir bien de esta crisis, sino que podamos tener una recuperación ordenada y constante en los últimos años. Si bien he sido la cara visible de la Secretaría de Hacienda, los logros que hemos tenido se deben sobre todo al trabajo de todo mi equipo en las áreas fiscales, macroeconómicas, crediticias, financieras, reguladoras, en temas de inteligencia financiera y legales. A todos ellos les agradezco el esfuerzo y el compromiso que tuvieron con la nación en estas horas tan complejas y tan retadoras”, agregó.

Arturo Herrera dejó su cargo como secretario de Hacienda seis meses antes de relevar a Alejandro Díaz de León como gobernador del Banco de México (Banxico), puesto al que fue nominado por el presidente Andrés Manuel López Obrador y que todavía debe ratificar el Senado.

Herrera se va de Hacienda con el mérito de tener viva la economía en tiempos de la Covid, pero también con la pesada carga de apoyar en la desaparición de 109 fideicomisos sobre ciencia, medioambiente, cultura, salud o deporte, que acumularon alrededor de 68,000 millones de pesos.

El exsecretario de Hacienda se marcha con la previsión de que la economía mexicana crecerá 6.5% en el año 2021, después de que en el 2020 se cayera 8.5%, la mayor caída del PIB mexicano desde el año de 1932.

Rogelio Ramírez de la O, doctor en economía por la Universidad de Cambridge y licenciado en economía por la UNAM, es el nuevo secretario de Hacienda designado por López Obrador para sustituir a Arturo Herrera, quien estuvo 24 meses en el cargo.

Ramírez de la O fue uno de los artífices del programa económico de AMLO en la campaña del 2012 y es un economista respetado por el Grupo Monterrey, aquél que agrupa a la mayoría de los empresarios más importantes de México.