Los inversionistas que tienen en su poder deuda griega podrían perder más de 200,000 millones de euros si Grecia llega a declararse en bancarrota, reconoce la agencia de calificación Standard & Poor’s.

Según el reporte crediticio que explica la baja de calificación para aquel país, de BBB a BB+ , en caso de que se produzca una suspensión de pagos los tenedores de deuda apenas podrían recuperar entre 30 y 50% de su inversión.

De acuerdo con Jacob Funk Kirkegaard, del Peterson Institute, los inversionistas dueños de estos títulos son los bancos europeos.

Pero como los bonos fueron respaldados por el Banco Central Europeo (BCE), éste se convertiría en el mayor perdedor de una moratoria griega. La rebaja de la calificación de Grecia, que recién hizo Standard & Poor’s, coloca la deuda helena en el mismo nivel donde están los títulos de Egipto, Indonesia, Jordania y Azerbaiyán, es decir, en alto riesgo de suspensión de pagos.

La posición de Moody’s y Fitch Ratings sobre la deuda griega no ha cambiado, al menos por ahora.

Según ellos, el paquete de ayuda financiera que recibirá el gobierno helénico por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comunidad Europea facilitará el cumplimiento de sus obligaciones sólo en el corto plazo.

[email protected]