La confianza de los consumidores mexicanos se vio mermada, en noviembre pasado, debido a que se ha recrudecido el Covid-19 en el país, al registrar una disminución mensual de 1 punto, con cifras desestacionalizadas, luego de cinco meses consecutivos de incrementos, de acuerdo con lo divulgado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En el penúltimo mes del año, el Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) se ubicó en 36.7 puntos. En su comparación anual registró 12 meses consecutivos a la baja, ahora con una disminución de 6.7 puntos.

“La confianza del consumidor refleja mayor pesimismo debido a que las condiciones de la pandemia empeoraron durante noviembre, ocasionando que algunos estados endurecieran las medidas sanitarias”, indicó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

El ICC empezó a recuperarse en junio, con la reapertura de la actividad económica, ello tras la drástica caída que registró en abril, de 10 puntos, por los efectos de la crisis sanitaria y económica causada por el Covid-19.

“En nuestra opinión, este resultado otorga una señal adicional de que la actividad en noviembre en el mejor de los casos se desaceleró e inclusive podría haberse contraído en términos secuenciales. Este podría ser el caso a pesar de señales favorables de las ventas de El Buen Fin”, apuntó un análisis de Banorte.

Para la edición de este año de El Buen Fin, amplió del 9 al 20 de noviembre, en busca de evitar las conglomeraciones y reactivar la economía.

Si bien, ante el incremento en los casos de Covid los estrategas de Banorte esperan medidas, por parte de los gobiernos más estrictas, no prevén tengan el mismo impacto en la economía como las que se impusieron en meses pasados.

Al interior del reporte —elaborado de manera conjunta con el Banco de México (Banxico)— se observó que, en comparación con octubre de este año, los cinco componentes del indicador registraron retrocesos, en donde la situación económica actual y la esperada en un año por los miembros del hogar retrocedieron 1.5 puntos cada uno.

“Las mayores caídas se dieron en la situación actual y futura del hogar, condición que preocupa porque se revierten prácticamente todas las ganancias del mes pasado, que había sido el de mayor crecimiento en la etapa de recuperación”, dijo Marcos Daniel Arias, analista económico de Monex.

En tanto, los rubros que se refieren a la situación económica actual del país, así como el de la situación económica del país que se espera dentro de los siguientes 12 meses, mostraron un retroceso mensual de 0.3 puntos cada uno, mientras que las posibilidades de compra de muebles y electrodomésticos disminuyeron en 0.1 puntos.

En tanto, dentro de los indicadores complementarios se observó una percepción negativa sobre el empleo en los próximos 12 meses, con una disminución de 2.7 puntos, lo cual podría reflejar una expectativa de más despidos por el reforzamiento de las medidas, indicó Siller.

Otros indicadores complementarios que cayeron fueron la situación económica personal esperada en un año, con una caída mensual de 1.6 puntos y las condiciones económicas para ahorrar y las posibilidades de compra, que disminuyeron en 1.2 puntos cada una.

ana.martinez@eleconomista.mx