Si bien en el primer semestre del año el saldo de la deuda del sector público en pesos presentó una reducción de 3%, el saldo en dólares registró un incremento de 7% respecto de los primeros seis meses del 2016.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en moneda nacional, el saldo de la deuda pasó de 10.05 billones de pesos a 9.70 billones de pesos. Mientras que en dólares pasó de 506,723 millones de dólares a 542,010 millones de dólares.

Esto se debe posiblemente a la renovación de deuda que seguramente incluyó capitalización de intereses, lo cual es conveniente porque si en una renovación de deuda van a bajar las tasas, incluyes los intereses que no se pueden pagar ahorita , expuso Raymundo Tenorio, economista del Tecnológico de Monterrey.

Refirió que, en la renovación de deuda, la SHCP puede decidir si el mismo capital se renueva o se incluyen los intereses que no está pagando. Por ejemplo se puede hacer una renegociación por 100 millones que se deben con nuevas fechas y tasas de interés, o bien, en esa misma renegociación se pueden incluir unos 10 millones de intereses que se deben de pagar hoy. Entonces esto influye en que se incremente el saldo de la deuda .

Intercambian bonos ?con mayor vencimiento

En el informe de finanzas y deuda pública, la Secretaría de Hacienda expone que, con el objetivo de suavizar el perfil de vencimientos, adecuar las características del portafolio a las condiciones de los mercados financieros y mejorar la eficiencia de la curva de rendimientos, durante el segundo trimestre del 2017 se realizaron operaciones de manejo de pasivos en el mercado interno.

Por ejemplo, en mayo pasado se realizó una permuta de Bonos M por un monto de 30,352 millones de pesos. Esta operación tuvo como objetivo mejorar el proceso de descubrimiento de precios en la parte media de la curva de rendimientos. En esta permuta se intercambiaron Bonos M con vencimientos en el 2021, el 2023 y el 2024 por el Bono M con vencimiento en marzo del 2026 .

Posteriormente, indica que en junio se realizó una operación de permuta por 40,623 millones de pesos para suavizar el perfil de vencimientos del gobierno federal.

En dicha operación, se intercambiaron Bonos con vencimiento en los próximos tres años (entre el 2017 y el 2019) por Bonos con vencimientos entre el 2020 y el 2042, con lo cual se disminuyeron las necesidades de financiamiento en este año y en los siguientes dos años.

Remanente de Banxico ayudó a mejorar situación financiera

El remanente de operación que recibió el gobierno federal por más de 300,000 millones de pesos por parte del Banco de México (Banxico) sirvió para reducir los niveles de deuda y hacer colocaciones que ampliaran los periodos de pago, expuso Tenorio.

De los 321,653.3 millones de pesos que se tuvieron por remanente, 70% se destinó a disminuir el endeudamiento del gobierno federal; para ello, el pasado 25 de mayo se llevó a cabo una operación de recompra de valores gubernamentales en el mercado local por 40,000 millones de pesos para suavizar el perfil de amortizaciones del gobierno federal y reducir el monto de la deuda pública bruta.

La operación contempló la recompra de Bonos a Tasa Fija con vencimientos entre el 2018 y el 2019, disminuyendo así las necesidades de financiamiento para estos años.

De igual forma, durante junio se anunció una disminución en el calendario de colocaciones para el tercer trimestre del 2017 por 5,620 millones de pesos respecto del endeudamiento originalmente previsto.

También se anunció que se utilizarán parte de los recursos provenientes del remanente para cubrir los 4,000 millones de dólares (equivalentes a 74,480 millones de pesos) que el gobierno federal tenía previsto colocar en los mercados internacionales de deuda sólo si se presentaban condiciones favorables.

Si bien dichas condiciones se tornaron propicias, la SHCP consideró conveniente no realizar colocaciones en los mercados internacionales durante el 2017 que impliquen mayor endeudamiento neto para el gobierno federal. Considerando estas tres operaciones, a la fecha se han utilizado recursos por 120,100 millones de pesos, quedando por utilizar 105,057 millones de pesos para reducir el endeudamiento del gobierno federal durante el 2017 , refiere.

Calificadoras habían presionado

El descenso en el saldo de la deuda que se registró en pesos ( de 10.5 a 9.7 billones) fue visto con buenos ojos por las agencias calificadoras.

La modificación en la perspectiva de Estable a Negativa que hicieron el año pasado las tres agencias a México tenía una relación directa con la preocupación en el crecimiento de la deuda pública.

En el caso de Fitch Ratings, que regresó a Estable la perspectiva sobre la deuda soberana, había mostrado preocupación por el desempeño de la misma desde el 2011.

Pero la semana pasada reconocieron que las autoridades continúan dirigiendo sus esfuerzos a la consolidación fiscal .

El 17 de julio, Standard & Poor’s fue la primera que modificó su perspectiva de Negativa a Estable, bajo el argumento de que cada vez hay menos riesgo de que el nivel de deuda directa del gobierno pueda empeorar de manera significativa en los próximos 24 meses..