Cobrar gravámenes como el Impuesto sobre la Renta (ISR) y el Impuesto al Valor Agregado (IVA) en plataformas digitales, como como Netflix, Amazon, HBO Go y Airbnb,  permitirá al Servicio de Administración Tributaria (SAT) aprovechar la infraestructura de estas plataformas para mejorar su eficiencia recaudatoria.

“Como medida de administración tributaria, el SAT podrá aprovechar que la plataforma tiene una cierta infraestructura y cierta presencia para tener un canal eficiente de recaudación y, con esto, se lograría un mayor número de contribuyentes a fiscalizar”, dijo Christian Natera, fiscalista del Instituto Tecnológico Autónomo de México.

Con los cambios hechos a la Ley del IVA, por ejemplo, tiendas digitales como Apple Store o Play Store serán quienes retengan el impuesto y lo trasladen al fisco cuando algún usuario contrate un servicio digital de paga.

El experto recordó que los cambios se realizaron en el Artículo 18-B de la Ley del IVA en donde se estableció una serie de obligaciones fiscales para las plataformas digitales que no residen en México.

Dentro de las obligaciones fiscales está el cobrar IVA en las plataformas dedicadas a la enajenación de bienes, prestaciones de servicios y uso o goce temporal de bienes, como Airbnb.

Recordó que otra modificación hecha a los servicios digitales de intermediación fue el desglose del IVA en los precios de los bienes y servicios digitales, es decir, que se detalle cuánto se cobra por el servicio o el bien y cuánto por el IVA.

“Estas plataformas quedan gravadas para efectos del IVA en relación con esos servicios digitales de intermediación”, dijo Natera.

En el caso de Mercado Libre, por ejemplo, con la reforma tendrán que cobrar IVA a las personas que pretenden vender sus bienes usados. “Quienes pretendan vender muebles usados a través de esta plataforma, saldrá más cara la operación porque la plataforma tendrá que cobrar IVA por el servicio”, dijo. Para el experto esta acción es justificable en tanto que tiene un sentido técnico.

Otra de las modificaciones que se aprobaron para el siguiente año, y que más polémica generó en el Congreso, es que las plataformas digitales que incurran en la omisión de sus obligaciones fiscales en México pueden ser acreedoras al bloqueo de acceso a Internet de sus servicios.

Lo anterior, a consideración de la Secretaría de Hacienda, se da porque si bien a partir de este año entraron en vigor las obligaciones, la medida no ha sido suficiente para lograr el cumplimiento deseado.

Las plataformas serán bloqueadas en caso de que no retengan y enteren el impuesto al SAT; si no se inscriben al padrón de contribuyentes; no designan algún representante legal en México; no registran un domicilio fiscal; no tramitan la e.firma; o bien omiten la presentación de las declaraciones informativas.

valores@eleconomista.mx