El costo del endeudamiento soberano de México sería mucho mayor, si el país no tuviera las Coberturas que le permiten protegerse de caídas inesperadas del precio del petróleo, estima el Fondo Monetario Internacional (FMI).

De acuerdo con el organismo, es “preferible recurrir a la estrategia mexicana de adquirir opciones de venta a un precio fijado de antemano, en lugar de autoasegurarse directamente.

En un blog oficial del FMI, posteado por el investigador Fabián Valencia, explican que para evaluar los beneficios del programa de coberturas que mantiene México desde hace 17 años, no basta con analizarlo a partir de las ocasiones en que se ejercieron, esto en los años 2009, 2015 y 2016.

De acuerdo con el analista, “la cobertura es comparable a un contrato de seguro. Garantiza al Tesoro mexicano que se compensará al menos una porción de la pérdida de ingresos, resultado de las caídas inesperadas de los precios del petróleo”.

De esta forma, “da tranquilidad al eliminar parte de la incertidumbre asociada con las fluctuaciones de los precios del petróleo”.

El post, titulado “Estrategia de cobertura o autoaseguramiento ¿Los beneficios del programa de coberturas petroleras de México?” hace un resumen del documento de trabajo divulgado por el FMI al iniciar marzo: Welfare gains from market insurance: The case of Mexican oil price risk/ Ganancias del mercado de seguros: el caso del riesgo en el precio del petróleo, que fue reportado en su momento por El Economista.

Además de México, hay otros tres países que han utilizado este instrumento para proteger sus ingresos por el comercio del petróleo; se trata de Ecuador, Ghana y Uruguay.

Ahí, esgrimen que Ecuador fue el primer país en manejar este tipo de coberturas en 1993, “pero tuvo significativas pérdidas, y últimamente hay criticismo por su manejo, pues hay alegatos de corrupción entre las autoridades -de aquel país”.