Los recortes por 124,300 millones al gasto y la inversión pública en México anunciados este viernes, que suponen el equivalente al 0.7% del PIB, reflejan una actitud preventiva del gobierno ante los vaivenes de los precios internacionales del crudo, luego que los ingresos petroleros representan el 40% de los ingresos fiscales.

También suponen actitud responsable del gobierno, porque de esta manera en Los Pinos se pondrán a analizar qué proyectos de infraestructura y programas sociales realmente reportan resultados tangibles, consideró el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

Los ingresos por la venta del crudo se encuentran garantizados para este 2015 debido a las coberturas petroleras. Esto, ante un mercado internacional en el que los precios han observado una caída de alrededor del 40% en los últimos seis meses.

La Secretaría de Hacienda anunció esta mañana un recorte de 124,300 millones de pesos al gasto y la inversión pública, una medida, dijo la dependencia en voz del secretario Luis Videgaray Caso, para enfrentar de manera anticipada un problema que México no tiene, pero que debe prepararse.

Este recorte preventivo y responsable tendrá un impacto marginal en el desempeño de la economía, pese a ello, la Hacienda mantuvo su pronóstico de crecimiento económico de entre el 3.2 y 3.4% para el 2015.

Pero este recorte sí evidenciará a los proyectos que funcionen . Y si ocurre un nuevo escenario en el que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público se vea obligada a realizar un nuevo ajuste, entonces el gobierno deberá analizar qué programas sociales realmente presentan resultados, estimó Manuel Molano, director adjunto en el Imco.

Por tanto, la noticia del recorte no debe asimilarse como negativa, sino como una acción responsable del gobierno federal.

Es una gran noticia que anuncien un recorte al gasto en inversiones que preocupaban al sector privado, como lo es el tren a Querétaro. Esto no es una crisis, pero momentos así sirven para activarse y revisar lo que sí y lo que no sirve. Es momento para ser sensatos y eficientar el gasto y hacer las cosas donde realmente haya rentabilidad para los privados y la rentabilidad social , dijo Manuel Molano.

Molano desestimó un segundo recorte al gasto y la inversión pública en el muy corto plazo. Sólo un descalabro mayor de los petroprecios obligaría al gobierno a meter tijera en ambos rubros. Pero la posibilidad cabe, comentó.

El recorte me parece muy atinado. Pensando en el largo plazo, esta acción es responsable y ya habrá mejores tiempos para llevar a esos proyectos de nueva cuenta al pizarrón. Se envía una buena señal a los mercados, además en proyectos que han sonado con problemas de corrupción… Tenemos que ser serios en la evaluación de los programas sociales con la reducción de la pobreza. Es una oportunidad para ver lo que sirve y no, para saber eso, está la duda de si habrá un recorte más .

 Recorte al Gasto Público

nlb