Londres. El cobre repuntó favorecido por compras de arbitraje en Shanghái, y por la visión en la plaza de que la baja de la semana pasada ya habría tocado fondo.

La jornada de negocios fue tranquila debido a que no se esperaba actividad en EU por un feriado.

El cobre referencial para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por su sigla en inglés) se negoció a 6,469 dólares por tonelada, desde un cierre de 6,410 dólares el viernes, después de ganar más de 2% más temprano a 6,568 dólares, un récord desde fin de junio.

La semana pasada, veíamos otra vez el fin del mundo, pero no se llegó. No puedo ver mucho potencial a la baja desde aquí. Si el mercado se da cuenta de que la economía de EU se modera, eso pone presión sobre el dólar, lo que sería positivo para los metales , dijo Robin Bhar, analista de Credit Agricole.

La imagen general sigue siendo la misma. Existe nerviosismo por la deuda europea, el lento crecimiento en China, sopesando las materias primas en general y los metales en particular , dijo David Wilson, director de investigación de metales de Société Générale.

El reporte del empleo de EU, reforzó la percepción negativa de unos sondeos manufactureros de ese país y China que resultaron inferiores a lo previsto.

El zinc cerró en 1,807 dólares por tonelada, desde 1,775 dólares, tras subir más de 3% a un máximo en la sesión de 1,840.50 dólares, el cierre más alto desde fines de junio.

El níquel operó en 18,650 dólares la tonelada, desde 18,800 dólares; el aluminio se negoció en 1,937 dólares frente a 1,942 dólares.