Conviene a México esperar a que se ejecute del todo la reforma tributaria del 2013 y alcanzar la ambiciosa meta de recaudar 3 puntos del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2018, antes de pensar en profundizarla, consideró Ángel Melguizo, director de la Unidad de América Latina y el Caribe del Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Lo que resultaría conveniente para México ahora es abordar una reforma por el lado del gasto.

Si se han pedido recursos extra a las empresas y ciudadanos, ahora hay que justificar que se han gastado bien, bajo criterios de impacto en productividad, reducción de desigualdad y pobreza , aseveró.

Entrevistado por El Economista, sugirióque mientras se cumple la meta de la reforma tributaria ambiciosa en marcha de México, sería importante incluir en una segunda ronda de reformas la mejora en la calidad del gasto público y en reducción de la informalidad.

En el ámbito de reformas tributarias no se recomienda cambiar las normas continuamente, porque las empresas planifican sus decisiones de inversión y creación de empleo tomando en cuenta las normas tributarias, lo mismo que los ciudadanos decidimos nuestro consumo, nuestro empleo y ahorro en cuestión de las normas , argumentó.

Al hablar de reformas estructurales tributarias, sobre todo como la mexicana, que se sitúa entre las más ambiciosas de la región en el tema tributario junto con la chilena y colombiana, conviene esperar a que se implemente del todo y evaluar si se obtienen los recursos que se esperaban .

Aumentar ingresos, sí; igualarlos, no

De acuerdo con el reporte Estadísticas fiscales para América Latina y el Caribe , desarrollado por la OCDE, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), México registró en el 2015 ingresos fiscales equivalentes a 17.4 puntos del PIB, lo que significó un aumento de 2.3 puntos porcentuales del Producto. Estos recursos incluyen contribuciones sociales pagadas por empleadores así como la recaudación tributaria.

Sin embargo, estos ingresos se mantienen por debajo de la media latinoamericana recaudada en el 2015, de 22.8% del PIB, lejos del promedio de los países de la OCDE, de 34.4% del Producto.

El funcionario descartó que estar por debajo de la media regional de la OCDE en la recolección de ingresos fiscales imponga la tarea de trabajar por igualarlos.

La comparación con la OCDE es una referencia. Esta diferencia entre la presión tributaria significa que hoy en día un país promedio de la OCDE dispondría de 8,000 dólares por habitante para hacer políticas de gasto en salud, educación o infraestructura; contra uno de América Latina que dispondría de unos 2,000 dólares por habitante , explicó Melguizo.

La diferencia en la presión fiscal pone un músculo tributario mucho más fuerte en países OCDE . En el diseño de políticas públicas, obviamente hay que tomar en cuenta que hay diferencias de ingresos entre los países, por lo que no se debe simplemente aspirar a copiar estos esquemas de presión tributaria , enfatizó.

Lo que sí creemos conveniente en la OCDE, dijo, es que sigan trabajando por reducir la diferencia con los estados que van más adelantados, para conseguir que dispongan de un poco más de recursos, los cuales podrían generar un círculo virtuoso de más crecimiento y equidad que facilite el pago de impuestos, aseveró.

Innovar para formalizar

El experto de la OCDE enfatizó que es recomendable hacer las reformas económicas continuamente.

Sugirió el desarrollo de reformas innovadoras que permitan por ejemplo seguir reduciendo el fenómeno latinoamericano que también comparte México, de la informalidad .

Es en este segundo bloque de reformas en donde podría centrarse la estrategia mexicana, admitió, para mejorar, además de la calidad del gasto, la reducción de la informalidad.

Ahí no hay que relajarse. Ya hicieron su trabajo en el lado del financiamiento y hay que seguir haciendo reformas en el lado del gasto .

El director de la Unidad de América Latina y el Caribe del Centro de Desarrollo de la OCDE, Ángel Melguizo, se trasladó a Chile para participar en la presentación del reporte anual Estadísticas Tributarias de América Latina y el Caribe, que realizaron en conjunto la Organización, la Cepal y el BID.

ymorales@eleconomista.com.mx