“La inversión privada necesita planificar a mediano y largo plazo y para ello necesita certidumbre. Podemos cambiar las reglas del juego que sean necesarias, pero una vez cambiadas o preestablecidas, estas deben de permanecer y ser transparentes”, aseveró el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo.

Durante su participación en la XLII Convención del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), el funcionario reconoció que la inversión privada es la esperanza para salir de la crisis económica, ya que representa 87% de todo lo que se invierte en el país. “Sólo con certidumbre, podemos poner al capital privado y a los ahorros a trabajar para crear riqueza y contrarrestar el impacto del Covid-19”, resaltó.

El funcionario, contextualizó que, pese a la pandemia, el tema comercial a nivel mundial no se detiene, por lo que es momento de que México aproveche sus fortalezas y trabaje en invertir en tecnología para no desperdiciar ninguna inversión.

“Este nuevo panorama geopolítico, está dando pasos firmes para desarrollar las cadenas de valor regionales destruidas, así como para acelerar su recuperación económica. Esto puede representar una oportunidad o una amenaza para México. Una vez más, dependerá de que las decisiones que nosotros como gobierno infundamos certidumbre, el panorama mundial no está para desperdiciar oportunidades”, acotó.

A partir de estas declaraciones, empresarios y banqueros que participaron en este foro, dejaron claro que existen recursos suficientes por parte de la iniciativa privada para poder ayudar en la reactivación económica del país luego del impacto del coronavirus, pero coincidieron en que es momento de genera la certidumbre necesaria para denotar la inversión.

Destacaron que los recursos pueden fluir tanto de la banca, afores y fondos de inversión, siempre y cuando existan las condiciones para invertirlos.

En su momento, Carlos Salazar, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), ratificó las palabras Alfonso Romo,  pues aseguró que sin certidumbre México seguirá como “el país del potencial, pero no de la realidad”.

“Necesitamos certeza, necesitamos certidumbre, tenemos que hacer de ésta la palabra más importante e impulsar a que la autoridad entienda que nosotros también somos mexicanos y nos preocupa la dimensión social”, apuntó Salazar.

Antonio Del Valle Perochena, presidente del Consejo Mexicano de Negocios, destacó  por su parte que el actual gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador debe de fortalecer el Estado de Derecho para que las inversiones fluyan y, además, aprovechar el T-MEC como una herramienta importante de inversión en el país.

“Tenemos que trabajar con el gobierno en desarrollar regulaciones y normas que faciliten la economía, que hagan que se promueva la inversión, no cosas como las que han pasado últimamente que hacen inhibir la inversión”, acotó Del Valle Perochena.

Identifican proyectos y recursos

De acuerdo con el presidente del CCE, los empresarios en el país presentarán próximamente un nuevo paquete de proyectos de infraestructura con potencial para detonar la inversión, los cuales se sumarán a los que se presentaron en octubre pasado y que podrían alcanzar, en conjunto, cerca de 2% del PIB del país.

En su intervención, Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM) hizo un recuento del potencial de recursos que pueden utilizarse para detonar la inversión; sin embargo, en el mismo tono que los empresarios, indicó que sin certidumbre estos capitales se desaprovecharían.

“Necesitamos hoy empezar a invertir, porque el tiempo nos está ganando, entonces si le metemos esfuerzo entre banca comercial y banca de desarrollo para atender a las mipymes. Atendemos a 68% del empleo en el país y con ello reactivamos el consumo”, acotó el directivo de Banco Azteca.

De acuerdo con el banquero, las afores cuentan con recursos cercanos a 3.4 billones de pesos, los fondos de inversión con 2.6 billones de pesos y la banca tiene captados 6.7 billones de pesos, lo que en conjunto representa 50% del PIB, cantidades que podrían utilizarse, o al menos una parte, para detonar la inversión necesaria siempre y cuando haya una labor conjunta entre gobierno e iniciativa privada para buscar abatir el rezago.

“Hay proyectos específicos para regiones rezagadas como es el sureste, necesitamos mantenerlos vivos, activos y creciendo. Si no trabajamos juntos, ni gobierno ni iniciativa privada, por sí solos no podrán hacerlo; necesitamos trabajar juntos. Planeando, ejecutando y revisando resultados de la mano”, acotó el banquero.

Niño de Rivera comentó que, en los últimos 24 meses, la banca ha invertido recursos para ampliar su presencia, incluso en dicho periodo se han cubierto 165 municipios que no contaban con infraestructura financiera.

“Hemos puesto presencia bancaria en 165 municipios, ya tenemos cobertura en 2,090 municipios y buscamos cubrir la meta de este sexenio, de 2,458 municipios que hay en el país, que es un compromiso que tiene el sector bancario”, resaltó el banquero y añadió que también los servicios financieros digitales se han expandido.

Potencial de los recursos:

  • 3.4 billones de pesos en afores.
  • 2.6 billones de pesos en fondos de inversión.
  • 6.7 billones de pesos en la banca.
  • 87% del total de inversión, destina la iniciativa privada.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx