Los legisladores estadounidenses tienen la tarea de elaborar una estrategia fiscal pertinente para responder a la crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus, ya que también planteó un triple desafío para la política fiscal en Estados Unidos: la aceleración de la recuperación económica, reducir el creciente déficit y proteger a la población más vulnerable, detalló Tax Foundation.

En este sentido, la organización estadounidense puso sobre la mesa 70 cambios en el Código Fiscal que pudieran considerar los congresistas y los agrupó en cuatro categorías: opciones para promover un rápido retorno al crecimiento; opciones para reducir el déficit; opciones para proteger a los más vulnerables y opciones para simplificar el Código Fiscal.

La fundación expresó que en política fiscal existe un equilibrio constante de tres factores: la cantidad de ingresos que recaudará un impuesto, quién soportará la carga del mismo y el impacto que un cambio fiscal tendrá en el crecimiento económico. Tax Foundation descubrió (mediante un modelo) que para llegar a un consenso es casi imposible equilibrar las tres cosas por igual.

“Los legisladores tendrán que decidir cuál de las tres opciones es más importante en función de sus valores y prioridades”, detalló el informe Options for Reforming America´s Tax Code 2.0.

En este sentido, si Estados Unidos quiere hacer su Código Fiscal más progresivo, el modelo de Tax Foundation muestra que probablemente tendrán que renunciar a una parte de la producción económica porque las tasas impositivas altas frenan a la actividad económica (especialmente los impuestos sobre el capital y el trabajo) y existiría un menor crecimiento económico, lo cual generaría menos ingresos.

En contraparte, “si los legisladores quieren generar más producción, nuestro modelo muestra que probablemente tendrán que renunciar a cierta progresividad, y tal vez a algunos ingresos fiscales (federales); aunque en igualdad de condiciones, una economía más grande tenderá a generar más ingresos fiscales que la base imponible”.

Reforma, evento único

Tax Foundation, aseguró que una reforma tributaria no ocurre con frecuencia y suele ser un evento único que marca a una generación. “Los impuestos influyen en las decisiones de las personas sobre unirse a la fuerza laboral y cuántas horas trabajar (...) También influyen en las decisiones sobre cuántas personas están dispuestas a invertir y en dónde deciden ubicar la inversión”.

La organización agregó que la evidencia demuestra que el capital resiente más los cambios en política fiscal en comparación con los trabajadores; de tal manera el capital puede desplazarse rápidamente de una jurisdicción a otra en busca de menores tasas impositivas, pero es más difícil para los trabajadores trasladar a sus familias de un lugar a otro para reducir sus pagos de impuestos.

“Los cambios en la forma de fiscalizar al capital tienen un mayor efecto en la economía que los cambios fiscalizadores en lo laboral”, reveló el informe.

En este sentido, una de las propuestas más polémicas del Made in America Tax Plan es elevar la tasa impositiva de sociedades a 21 a 28%; Tax Foundation aseguró que una tasa más alta del Impuesto sobre la Renta a las empresas obstaculizaría la formación de capital.

“Un costo de capital más elevado haría inviables algunas inversiones, ya que dejarían de cumplir con la tasa de rendimiento requerida. La inversión se reduciría, lo que daría lugar a una disminución de 0.7% del Producto Interno Bruto y dejaría sin trabajo a 138,000 personas”, aseguró Tax Foundation.

A largo plazo, la carga de un aumento del impuesto de sociedades recaerá en los trabajadores y accionistas, lo que supone una reducción de los ingresos de al menos 1.3 por ciento.

valores@eleconomista.mx