En el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el padrón de contribuyentes del Servicio de Administración Tributaria (SAT) registró su menor crecimiento desde el 2012, de acuerdo con los datos publicados por la dependencia.

El 2019 cerró con un total de 77.4 millones de contribuyentes, lo que significó un incremento anual de 7.9% respecto al cierre del 2018, cuando en el padrón se registraron un total de 71.7 millones de personas físicas y morales, esto es un crecimiento de 11% respecto al año previo.

En el 2016, el 2015 y el 2014, los crecimientos del padrón de contribuyentes fueron de 10.1, 11.4 y 11.1, respectivamente, todos por arriba de dos dígitos, en tanto que en el 2013 el crecimiento fue de 8.3 por ciento.

De esta manera, en el primer año del nuevo gobierno se adhirieron poco más de 5.6 millones de pagadores de impuestos al padrón de la autoridad fiscal, que hoy en día está a cargo de Raquel Buenrostro.

Si bien se registró un incremento en los contribuyentes, este dato fue la menor alza desde el 2012, cuando el padrón creció sólo 4.0 por ciento.

Con el registro suspendido

Por otro lado, el fisco informó que al cierre del año pasado hay 7.6 millones de contribuyentes cuyo registro en el padrón está suspendido, es decir, al no presentar actividad económica en los últimos dos años consecutivos o, más bien, no presenta las declaraciones a las que está obligado, el SAT procede a una suspensión de su RFC, por lo que ya no pueden emitir facturas u obtener un certificado de sello digital. El contribuyente puede acercarse a la autoridad fiscal para que su RFC sea activado nuevamente.

El número de contribuyentes cuyo registro en el padrón fue cancelado sumó 1.1 millones. La cancelación del RFC se da por defunción, o bien por liquidación de la sucesión, personas físicas que hayan aceptado el cargo de representante legal de la sucesión (albacea).

Informalidad limita crecimiento

El menor ritmo de crecimiento del padrón de contribuyentes, explicaron expertos en el tema, tiene que ver con que el gobierno aún no ha logrado reducir el nivel de informalidad de los mexicanos, así como el registro —en años pasados— dentro del padrón de empresas que simulan operaciones.

En el primer caso, Manuel Toledo, socio de Proactive Tax & Legal, explicó que el gobierno aún no ha logrado hacer atractiva la formalidad para los contribuyentes, es decir, que ellos vean los beneficios que obtienen al tramitar su RFC y convertirse en formales.

“No ha habido una promoción fuerte por parte de la autoridad para invitar a más contribuyentes a inscribirse al SAT. A este gobierno aún le falta dar incentivos para que las personas se animen a inscribirse y, de esta manera, cumplan con sus obligaciones fiscales”, agregó.

En agosto pasado, el SAT presentó el programa Súmate en la Ciudad de México, el cual busca atraer a los contribuyentes a la formalidad. Este programa ya existe desde el 2006 y ha estado en diferentes ciudades del país. Con este programa, el SAT recorrerá las calles para invitar a todos esos negocios informales a sumarse al padrón y darles asesoría personalizada para que puedan adherirse al Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), el cual les da ciertas facilidades e incentivos a los contribuyentes.

En el primer año de inscripción al RIF  el contribuyente no  está obligado a pagar el Impuesto sobre la Renta. A partir del segundo año el incentivo baja a 90%, en el tercero a 80% y así sucesivamente hasta llegar a 10% en el décimo año de su aplicación.

Por su parte Ariana Martínez, integrante del Colegio de Contadores Públicos de México, indicó que en años pasado varias empresas se registraban en el padrón sin realizar, tal cual, operaciones, es decir, emitían facturas falsas. Esto, explicó, ya ha disminuido gracias a las medidas que ha tomado la autoridad contra este tipo de empresas.

Añadió que, ante las modificaciones fiscales vigentes para este año, prevé que el padrón de contribuyentes incremente. “Creemos que con las diferentes modificaciones que se dan sí podemos ver que hay personas que se están acercando al SAT para inscribirse en el padrón”.

Tanto Buenrostro como Ríos-Farjat han hecho énfasis en la importancia de aumentar el padrón de contribuyentes.

ana.martinez@eleconomista.mx