Madrid.- El Producto Interior Bruto (PIB) español subió 0.3% en el último trimestre de 2013, pero se contrajo 1.2% en el conjunto del año, según las estimaciones del Banco de España, hechas públicas este jueves.

Estas cifras confirman la vuelta a un pequeño crecimiento del país, todavía insuficiente, no obstante, para estimular la creación de empleo, cuando el paro ha vuelto a incrementarse en el tercer trimestre del año, situándose en el 26.03 por ciento.

"A lo largo de 2013 la economía española siguió una trayectoria de mejora gradual, que le permitió salir de la fase de contracción en la que había recaído a comienzos de 2011", su segunda recesión en cinco años, consideró el Banco de España en su boletín económica mensual.

El Banco estima que el PIB aumentó 0.3% en el último trimestre respecto a los tres meses anteriores, considerando que se ha producido una leve progresión de la demanda nacional, en punto muerto en un país minado por el desempleo, y que "la demanda exterior neta habría repuntado levemente".

En el conjunto del año 2013, la estimación de una contracción del PIB del 1.2% es algo mejor que las previsiones del gobierno, que preveía una caída del 1.3%, antes de un crecimiento del 0.7% en 2014, que seguirá siendo insuficiente para estimular la creación de empleo, según los analistas.

Aunque pinta un pobre escenario respecto al pasado año, el Banco de España destaca, no obstante, las mejoras progresivas detectadas en el segundo semestre.

Así, "la caída de la producción en la media del año pasado fue consecuencia del descenso de la demanda nacional (2.8 %), a pesar de que esta variable fue reduciendo su ritmo de contracción", considera el regulador, que añade que "todos sus componentes mostraron una mejoría a medida que avanzaba el año, de intensidad mayor en el caso del consumo privado, que anotó variaciones positivas ya en el tercer trimestre".

En esta situación, el dinamismo de las exportaciones siguen siendo esenciales para sacar al país de la crisis, puesto que "la demanda exterior neta mitigó por sexto año consecutivo el impacto de la contracción del gasto interno sobre la actividad" económica, subrayó el Banco de España.

mac