El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, promulgó este lunes la ley que adoptó el viernes el Congreso para aumentar el techo de la deuda hasta 2017 y evitar así el riesgo de default.

El texto, fruto de un acuerdo entre la Casa Blanca y los jefes del Congreso, fue aprobado gracias a una coalición compuesta por demócratas y republicanos moderados, y pone fin a cinco años de un diálogo que parecía imposible entre Obama, que tiene derecho de veto, y los republicanos.

"No hay mejor regalo de Navidad para los estadounidenses porque esto ofrece una forma de estabilidad y favorecerá al crecimiento de la economía", dijo el presidente al firmar el texto.

NOTICIA: Recorte a presupuesto de EU bajará déficit en 80,000 mdd en 10 años

Obama elogió la inusual cooperación bipartidista que permitió el acuerdo por dos años y dijo que orienta el gobierno en un camino responsable. "Debería librarnos del ciclo de amenazas de paralización y arreglos de último minuto y nos permite, por lo tanto, planear para el futuro", afirmó el presidente en breves declaraciones antes de firmar el proyecto que lo convierte en ley.

El martes era el plazo para evitar que Estados Unidos incurriera en mora de sus obligaciones financieras elevando el límite de la deuda admitida.

El Senado dio su aprobación definitiva al proyecto aprobado por la Cámara de Representantes la semana pasada y lo envió al presidente. Obama lo firmó en su despacho, poco antes de partir en un viaje de un día a Nueva Jersey y Nueva York para concentrarse en el sistema de justicia penal y recaudar fondos para los demócratas.

NOTICIA: Senado de EU aprueba presupuesto; pasa a Obama

La ley eleva el límite de la deuda del gobierno hasta marzo del 2017. La medida también establece los gastos federales para los años fiscales 2016 y 2017, y flexibiliza los límites estrictos a los gastos suministrando 80,000 millones de dólares adicionales, divididos por partes iguales entre los militares y los programas domésticos.

Los comités de asignaciones deben redactar las leyes que reflejen los gastos a más tardar el 11 de diciembre.

Las negociaciones sobre el presupuesto, que comenzaron hace semanas, se aceleraron la semana pasada cuando el republicano Paul Ryan se aprestó a asumir como presidente de la Cámara de Representantes.

NOTICIA: Parálisis del gasto en EU, el escenario crítico para México

Obama negoció el acuerdo con líderes congresuales demócratas y republicanos dispuestos a impedir las amenazas de paralización del gobierno de los republicanos que se han sucedido durante años.

El legislador republicano John Boehner, que renunció como titular de la cámara baja y de su banca en el Congreso a fines de la semana pasada, dijo que sintió urgencia por convenir un acuerdo antes de pasar la posta a Ryan. Otros legisladores quisieron retirar las amenazas de la mesa con vistas a las elecciones del año próximo.

Obama calificó el acuerdo como "una señal de cómo debería funcionar Washington" e instó a los legisladores a mantener la colaboración. "Mi esperanza es ahora que sigan este acuerdo con proyectos de gastos que también inviertan en las prioridades de Estados Unidos, sin desviarse por una serie de cuestiones ideológicas que nada tienen que ver con el presupuesto", afirmó.

erp