A casi un año de que entre en vigor el Plan de Acción contra la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios (BEPS, por sus siglas en inglés), una de cada cuatro multinacionales afirmó que no cumplirá con el tiempo establecido, de acuerdo con un estudio de Thomson Reuters.

Los resultados indican que las empresas europeas están más preparadas para el Plan de Acción BEPS que aquellas de América y Asia. Entre los principales hallazgos, destacó que 25% de los encuestados manifestó que sus empresas no cumplirán con el primer plazo propuesto por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

Además añadió que las empresas europeas están mayormente enfocadas en la planificación BEPS que el resto de sus pares en el mundo. La mayoría de las compañías con sede en Europa (59%) están preparándose para BEPS, en comparación con 48% de las empresas en las Américas y Asia-Pacífico.

NOTICIA: México analiza proyecto Beps que impulsa OCDE

"Mientras que muchas corporaciones multinacionales están diligentemente preparándose para BEPS, algunas están limitadas por recursos escasos y otras están adoptando un enfoque potencialmente peligroso de esperar y ver", comentó Brian Peccarelli, presidente mundial del área de negocios Tax & Accounting de Thomson Reuters.

El estudio realizado por la firma abarca la opinión de más de 180 ejecutivos de empresas y directores de impuestos y precios de transferencia en 35 países y, abordó a más de 20 industrias para conocer cómo las empresas multinacionales están reaccionando y preparándose para el Plan de Acción BEPS.

La mayoría de los encuestados manifestó que los requisitos de precios de transferencia, específicamente la documentación y las declaraciones país por país, son su mayor preocupación entre todas las acciones de BEPS.

NOTICIA: Las auditorías de cuentas en el extranjero inician en el 2016

A nivel mundial, se estimó que 74% de las multinacionales completarán su análisis país por país para la primera fecha de vencimiento, el 31 de diciembre del 2017.

El documento argumentó que la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios es un problema mundial que, como tal, requiere soluciones globales. Por lo cual, existe la necesidad de una mayor cooperación internacional para luchar contra dichas prácticas.

Desde el 2012 la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) trabaja en el desarrollo de un Plan de acción contra la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios.

NOTICIA: SAT irá por las multinacionales que eluden al fisco

valores@eleconomista.mx

mfh