México está en riesgo de perder su grado de inversión en tres o cuatro años si Pemex no mejora su plan de negocios y abre los farmouts o asociaciones, advirtió Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA México.

“Si no se cambia el rumbo (y) no se reanudan los farmouts podemos llegar a perder el grado de inversión, no ahora, pero sí en unos tres o cuatro años”, señaló al participar en la XLVII Convención Nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

El especialista sostuvo que ese escenario obedece a la falta de espacio fiscal para tener recursos de parte del gobierno y estabilizar la producción petrolera de manera eventual.

La empresa productiva del Estado requiere entre 20,000 y 25,000 millones de dólares adicionales para lograr su objetivo de incrementar de 1.7 a 2.5 millones de barriles diarios de petróleo para el 2025, opinó.

Por otra parte y en la misma convención, se habló sobre la desaceleración económica prolongada y algunas decisiones del gobierno federal han generado desconfianza en los inversionistas, lo cual impidió tener un crecimiento de 2% en el 2019.

El presidente del IMEF, Fernando López Macari, sostuvo que esa desconfianza se ha basado en los principales factores de riesgo: la gobernanza, el manejo de las finanzas públicas y la implementación de las políticas sociales.

Dijo que si bien estaba previsto un bajo crecimiento económico debido a la curva de aprendizaje del nuevo gobierno federal, como ocurrió en el primer año de la administración de Enrique Peña, Felipe Calderón y Vicente Fox, la desaceleración económica se ha prolongado.

En julio del 2019, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, la Inversión Fija Bruta cayó 9.1% con respecto al mismo mes del año pasado, lo que representó su mayor caída desde noviembre del 2009 y la sexta al hilo.

Para revertir esa situación y recuperar el crecimiento económico de 2% e incluso llegar a 5%, como lo hacen las economías emergentes, planteó poner en marcha varias estrategias de aquí y hacia el 2024, como un nuevo sistema tributario para elevar la recaudación fiscal.

Ese nuevo marco tributario debe facilitar la contribución y llevar a México hacia esquemas fiscales de gravámenes aplicados al consumo y no a las utilidades, enfatizó.

Sugirió, además, dotar de tecnología a la mano de obra mexicana y generar mayor valor agregado para aquellos mercados que lo demandan, lo cual permitirá tener mejores salarios y riqueza en el país.