Con la aprobación del Senado de la República de la reforma para endurecer las medidas para combatir el lavado de dinero y tipificar el delito de financiamiento al terrorismo, para equipararlo al nivel internacional, México llegó barriéndose a la base para evitar que le marcaran un out, a la reunión del Grupo de Acción Financiera sobre el Blanqueo de Capitales (GAFI), que inició ayer en París, Francia.

En la segunda sesión plenaria bajo la Presidencia de Rusia, con Vladimir Nechaev, los 36 miembros del GAFI, incluyendo nuestro país, y los órganos regionales, iniciaron la reunión para examinar la aplicación de las medidas adoptadas.

Se hará una revisión del avance de las deficiencias identificadas en sus informes de evaluación mutua y la identificación de jurisdicciones con deficiencias estratégicas en la lucha contra el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo. Y precisamente a México le faltaba cumplir con más controles antilavado y para evitar el financiamiento al terrorismo, lo que se completaba con la reforma que ya había aprobado la Cámara de Diputados y de la que faltaba el Senado, que finalmente lo hizo ayer.

Al respecto, la Secretaría de Hacienda afirmó que con este paso se alcanzan los estándares internacionales establecidos por el GAFI en esa materia, posicionando a México entre los países que lo hacen con el más alto grado de cumplimento.

En un comunicado, destacó que es importante mencionar que el combate al terrorismo y al lavado de dinero no debe entenderse únicamente como un hecho local, sino como un esfuerzo internacional, ya que este problema afecta gravemente la seguridad de las naciones y de sus ciudadanos.

Lo anterior cobra importancia toda vez que existen diversos tratados internacionales suscritos y ratificados por nuestro país con ese enfoque. Por lo que reconoció al Congreso de la Unión que se haya aprobado la iniciativa enviada por el Ejecutivo.

[email protected]