El mercado mexicano registró la entrada de 7,082 millones de dólares en inversiones de cartera entre enero y marzo, con lo que completa un flujo positivo de capitales extranjeros por tercer trimestre consecutivo, según información del Banco de México (Banxico).

La inversión de cartera que ingresó en el primer trimestre representa 87% del flujo total de capitales extranjeros que llegaron vía mercados en todo el año pasado y se convierte en el segundo flujo trimestral más alto desde el periodo octubre–diciembre del 2016.

En el concentrado de la cuenta de capital al primer trimestre del año, divulgada por el Banco de México en su Balanza de Pagos, se integra la entrada de recursos a la Inversión Extranjera Directa (IED). Tanto la inversión de cartera como la IED facilitan el financiamiento del déficit de cuenta corriente.

Es ahí donde entra la preocupación de Alberto Ramos, economista de Goldman Sachs para América Latina, quien desde Nueva York menciona que la información de Banxico muestra que se mantiene una “considerable presencia de extranjeros en mercados locales”, y se trata de capital de corto plazo que por naturaleza no es estable y puede salir ante un aumento de incertidumbre.

En el detalle de información del Banco de México se observa que la inversión de portafolio se conformó por una desinversión “marginal” en los mercados de deuda gubernamental, que representó 132 millones de dólares, así como por la captación de 5,512 millones de dólares por valores del sector público emitidos en el exterior.

Además, emisiones del sector privado por 1,588 millones de dólares, colocadas en el mercado accionario, de dinero y en el exterior.

De acuerdo con Ramos, este atractivo por emisiones mexicanas del sector privado en particular por parte de extranjeros mostró una desaceleración en el trimestre, y queda inscrita como la segunda captación más baja para un periodo similar en lo que va de la administración de Enrique Peña Nieto.

Candil de la calle en plena incertidumbre

Este atractivo de inversionistas de corto plazo sobre México contrasta con el ambiente de volatilidad prevaleciente en el periodo, dirigido por el riesgo de la salida del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y la proximidad de las elecciones presidenciales.

El director para América Latina de la consultoría Moody’s Analytics, Alfredo Coutiño, explicó que el incremento en las tasas de valores gubernamentales, como consecuencia del alza de tasas de interés de Banxico, sí ha estado jugando un papel de contrapeso ante la normalización de Estados Unidos.

Esta observación valida también el argumento de Guillermo Aboumrad, director de Estrategia de Mercados en Finamex Casa de Bolsa, quien ha explicado que al subir el premio a los inversionistas, al indicar subidas de tasas se les dificulta la decisión de volar hacia mercados percibidos como más seguros.

En el primer trimestre, la Junta de Gobierno de Banxico incrementó el costo del rédito en 25 puntos base, esto en la reunión de febrero.

Lo que significa que la tasa pasó de 7.25% en diciembre a 7.50%, donde se mantiene desde el cierre de marzo.

Con este movimiento, que fue el segundo consecutivo, el diferencial de tasas con la de Estados Unidos se amplió, pues aquel mercado mantuvo su premio en un rango de 1.25 a 1.50 puntos tras la subida única de diciembre.

[email protected]