Para el secretario de Hacienda y Crédito Público, Carlos Urzúa Macías, los procesos para las adquisiciones de los gobiernos, tanto del federal como estatales y municipales son “arcaicos, primitivos” y proclives a actos de corrupción, por lo que una forma de combatir y abonar a la transparencia sería apostar por la digitalización para que fueran tan simples como hacer una compra en Amazon.

Ayer, Urzúa Macías participó en el seminario de CAF Banco de Desarrollo de América Latina, El Futuro del Gobierno en la Era Digital”, donde expuso su visión respecto a la digitalización gubernamental y mencionó que un ejemplo donde se puede permear el tema digital es en la dispersión de los recursos de programas sociales, con el fin de que ésta no sólo se haga por medio de tarjetas bancarias sino a través de teléfonos inteligentes.

El titular de la Secretaría de Hacienda reiteró que la realidad en el tema de transparencia y de adquisiciones gubernamentales sería otra si es que éstas se hicieran por medio de licitaciones digitales.

“Otro gallo nos cantaría (si se usara la digitalización), pero todavía no la tenemos, hay muchos procesos de compra tanto en el gobierno federal como en los gobiernos municipales y estatales que son arcaicos y primitivos”, expuso Urzúa.

El funcionario añadió que otros países ya tienen muy avanzado el tema de la digitalización en procesos de compras gubernamentales; sin embargo, en México no es el caso, por lo que lo deseable es que ésas fueran tan sencillas como usar un portal de comercio electrónico.

“Podemos pensar que al menos casi todas las compras del gobierno federal, porque hay algunas muy particulares, se puedan hacer casi casi como si uno estuviera en Amazon”, detalló el funcionario federal.

Urzúa Macías acotó que otro de los aspectos en los que beneficiaría la digitalización sería en la dispersión de recursos para programas sociales, pues hay poca penetración del sistema financiero, en el cual se apoya el gobierno para la entrega de dichos apoyos, en ciertas regiones, en especial en zonas rurales.

“La dispersión de recursos en México también se hace de una manera un tanto arcaica y primitiva, porque simplemente la penetración financiera en el caso de México es muy baja en términos del alcance de la banca a nivel del sector rural, básicamente no tenemos nada y estamos muy atrasados con muchos países de América Latina”, indicó.

En este contexto, Urzúa Macías explicó que espera que pronto la tecnología tenga más penetración en la dispersión de recursos de programas sociales, para que los beneficiarios de éstos puedan recibir dichos apoyos a través de transacciones por medio de los teléfonos celulares.

“Espero sea pronto, que no sólo las dispersiones (de los recursos de programas sociales) sean por medio de tarjetas bancarias sino también dispersiones electrónicas donde los beneficiarios puedan recibir (...) por ejemplo, los jóvenes, en lugar de recibir su beca por medios tradicionales la reciban por su celular. Eso es fácil de hacer y esperemos pronto se haga pero no se tiene la tecnología para hacerlo”, detalló el funcionario.

Asimismo, el secretario de Hacienda, señaló los avances que ha tenido México al respecto, como la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, o Ley Fintech, promulgada en el 2018, la cual espera que pronto dé los resultados deseados con el fin de modernizar el sistema financiero.

“La Ley Fintech, nuestra ley financiera, es muy buena para estándares internacionales y espero que fructifique y sea una ley que nos ayude a avanzar más para modernizar nuestro sistema financiero y a su vez requiere que haya una digitalización de la economía que hoy no tenemos”, comentó Urzúa Macías.

Apostamos por una agenda digital

Durante su participación, Luis Carranza, presidente ejecutivo de CAF Banco de Desarrollo de América Latina, indicó que este organismo multilateral, del cual México es miembro desde 1990, tiene una fuerte apuesta sobre agenda digital inclusiva, por lo que uno de los retos es llevar Internet a zonas rurales de la región, donde 180 millones de personas no tienen acceso a banda ancha.

“CAF, como banco de desarrollo rumbo a sus 50 años, quiere acompañar a los gobiernos en estos retos que se presentan. Tenemos una apuesta muy fuerte sobre una agenda digital inclusiva, porque 180 millones de latinoamericanos no tienen acceso a banda ancha”, comentó.

valores@eleconomista.mx