Del mes y medio que lleva gobernando Andrés Manuel López Obrador, la incertidumbre ha sido lo que más ha predominado por las decisiones y declaraciones que ha hecho el mandatario y su equipo, coincidieron economistas del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

En el tradicional Seminario de Perspectivas Económicas de dicha universidad, criticaron la cancelación del nuevo aeropuerto en Texcoco y la caótica estrategia para acabar con los huachicoleros.

Para los egresados del ITAM, el panorama que se avecina no es tan optimista y consideran que hoy más que nunca se debe defender el modelo económico de libre mercado.

“Estamos en un punto de quiebre. El presiente ha insistido en que no sólo hubo un cambio de partido, sino de régimen (...) Parece que rechaza el progreso que se hizo en los últimos 30 años y que el neoliberalismo ha sido una calamidad para el país”, dijo Luis de la Calle, socio fundador De la Calle, Madrazo, Mancera.

Mencionó que, en un mundo donde los principales defensores de la corriente liberal (Estados Unidos y Reino Unido) están cerrándose y en un México donde su presidente critica este modelo, el ITAM y sus egresados deben ser participativos y contribuir en la estabilidad del país.

“Cómo podemos argumentar en este contexto a favor del liberalismo. No debe ser solamente una reflexión en el sentido de crítica de las políticas que proponga el gobierno, sino también una reflexión de lo que nosotros mismos pudimos haber hecho mejor para construir un país más moderno”, expresó. En un auditorio lleno de destacados directivos y funcionarios que estudiaron en el ITAM, De la Calle destacó que “lo peor que puede hacer el gobierno es inyectar incertidumbre innecesaria en el país, por tanto, debemos trabajar en un ambiente de estabilidad y tenemos la obligación de exigirle al gobierno que sea un catalizador de la estabilidad”.

Modelo de racionalidad

Valeria Moy, directora de México ¿cómo vamos?, comentó que si bien el nuevo gobierno habla de un cambio de modelo, no se tiene claro cómo y cuál es el que usará para sacar adelante al país.

A su parecer, el equipo de López Obrador entiende cómo se deben enfrentar los problemas económicos que afectan al país, sólo que lo hacen bajo una lógica muy distinta.

“Creo que estamos ante un modelo de racionalidad, de una forma distinta de pensar, donde a algunos parecen evidentes temas como el aeropuerto, pero no cuaja el porqué se tomó otra decisión. No es que sean irracionales, sino que están en otra lógica, y eso es lo que nos va a costar trabajo acostumbrarnos”.

La economista refirió que los rumores que se generan en las redes sociales y medios de comunicación producen solamente confusión de lo que realmente busca hacer el gobierno de López Obrador.

“Eso me parece un riesgo enorme porque la coyuntura nos está comiendo, entonces, en lugar de sentarnos a analizar bien un tema, nos dejamos llevar por la coyuntura. Por ejemplo, no hay un análisis profundo de la viabilidad del aeropuerto de Texcoco ni de Santa Lucía. Hay muchos datos y cifras, pero a cuál realmente van a recurrir”.

Jorge Suárez Vélez, fundador de SP Family Office, habló sobre la falta de preparación del gabinete actual para enfrentar problemas como los que tiene actualmente el sector energético.

“México se diferenciaba entre países de Latinoamérica de tener una burocracia altamente capacitada, de hecho, mucha de ella era egresada del ITAM. La estrategia para combatir el huachicolero fue adoptada por un director de Pemex que es agrónomo y un director de logística que es abogado”.

El problema fundamental, expuso tajantemente, es que no hay cambios estructurales y si los hay son malos.

Sí hay cambios: delgado

En otra mesa de diálogo y a manera de respuesta a lo que dijeron  sus compañeros itamitas, Mario Delgado, presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara Diputados, cuestionó el porqué México entonces no creció más de 2% en los últimos 30 años.

“Esa es la gran pregunta de la economía mexicana, porque se ha hecho de todo: se adelgazó al Estado, se abrió la economía, se dio autonomía al Banco de México y hubo reformas estructurales, pero seguimos creciendo a una misma tasa”.

El morenista defendió el planteamiento del nuevo gobierno de dar una solución diferente al crecimiento de la economía con el combate a  la corrupción: “Vamos a tener un gobierno austero y eficiente. El gasto público en México es muy improductivo, su aportación es cercana a acero o negativo, gastamos muy mal”.

Indicó que prueba de lo que dice es el Paquete Económico del 2019, el cual fue bien visto por los mercados.

De la Calle reconoció que hay un ánimo del gobierno de tener una sociedad más justa y equitativa. Para ello, indicó que requieren de cuatro factores: conectividad a través de carreteras, infraestructura de gas, educación y Estado de Derecho.