El jefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Aristóteles Núñez, informó que el fisco ya investiga a 33 contribuyentes involucrados en el caso de los Papeles de Panamá.

En estos momentos estamos analizando 33 casos, algunos de ellos tienen auditorías abiertas, la mayoría tienen que ver con actividades empresariales y estamos en el proceso de solicitud de intercambio de información; tomamos todos los casos , dijo.

En entrevista con Radio Fórmula, Núñez agregó que de las 33 personas referidas e investigadas, ya hay abiertas 18 auditorías y en dos casos, el SAT está colaborando con investigaciones de carácter internacional.

Explicó que luego de cinco días de que el caso Papeles de Panamá salió a la luz, el fisco se encuentra en un proceso de investigación y clasificación de la información, para identificar nombres y los años en que se llevaron a cabo las operaciones.

Agregó que se investiga también si los contribuyentes presentaron su declaración anual y si hubo revelación y declaración por parte de los involucrados en el ejercicio fiscal que se presenta ante el SAT.

Nos encontramos con que hay operaciones de los ejercicios del 2015 y hoy está en proceso de cumplimiento dicho ejercicio fiscal, por lo que habrá que esperar, pero (...) revisaremos las bases de datos de los años anteriores , acotó.

El proceso de investigación por parte del SAT para esclarecer el caso (internamente) tomará al menos dos meses, precisó Núñez. En este periodo se revisará si los causantes recurrieron a alguno de los mecanismos legales que en su momento existían para retornar capitales.

Así, recordó que hasta el 2013 existía un mecanismo denominado pago anónimo, con el cual los contribuyentes podían pagar sus impuestos usando instrumentos especiales en las instituciones bancarias para acreditar el pago de sus impuestos de forma anónima.

Hay diferentes mecanismos que podemos utilizar para identificar si los contribuyentes con capital en el extranjero pagaron o no sus impuestos, de lo contrario iniciamos un proceso de auditoría para, en su caso, tipificar un delito de defraudación fiscal , puntualizó.

El funcionario insistió en que el proceso de análisis interno por parte del SAT tomará, en promedio, hasta dos meses, así se podrá conocer si los contribuyentes utilizaron mecanismos legales para pagar sus impuestos. De ahí, añadió, iniciará un proceso de auditoría que podría tardar de 12 meses hasta dos años.

Podrán retornar capitales

Aristóteles Núñez argumentó que los ciudadanos involucrados en el caso tendrán el derecho de que se les condonen las multas o recargos, en caso de que se detecte que los recursos que tienen en Panamá son de procedencia lícita. Ello, siempre y cuando se sumen al programa de retorno de capitales e inviertan dichos recursos en el país por los próximos tres años.

El programa de retorno de inversiones le permite a las personas morales y físicas con inversiones en el extranjero (por las cuales en su momento no se pagaron impuestos) retornar el capital, siempre y cuando sean recursos con procedencia licita , refirió Núñez.

Dicho programa tiene una vigencia del 1 de enero del 2016 hasta el 30 de junio de este mismo año, e implica retornar todos los capitales que salieron del país hace décadas. Los contribuyentes que se sumen al esquema deberán pagar sus impuestos y tienen la opción de solicitar una condonación de los recargos y las multas.

Lo único que el programa hace es que si acuden a él se evitan una contingencia penal. En caso de no recurrir al mismo, la autoridad tiene la facultad de llevar acabo las auditorías y poder tipificar delitos de evasión fiscal , agregó.

Esta semana, el jefe del SAT informó que el fisco recibió 30 millones de pesos, derivado del esquema de retorno de capitales, de eso se han acreditado pagos por más de 2.5 millones de pesos .

Leticia Hervert, presidenta del Instituto Mexicano de Contadores Públicos, opinó que el mecanismo de retorno de capitales no servirá de mucho, ya que los inversionistas que resguarden su capital en paraísos fiscales de forma ilícita no se atreverán a hacer uso del mecanismo y los que lo hacen por la vía legal no lo encuentran atractivo.

En caso de hacerlo por la vía legal, los inversionistas dejarán su capital en el paraíso fiscal, ya que tendrían una pérdida cambiaría por la fluctuación entre el peso y el dólar , matizó.

Por último, el jefe del SAT sostuvo que continúa la investigación y auditorías contra los contribuyentes relacionados con el caso SwissLeaks, por el que 29 causantes han sido sujetos de una auditoría con procesos de embargo o corrección fiscal. (Con información de Paulina Gómez)

Fondo presidido por Strauss, en Panama Papers

Michel Sapin, ministro de Finanzas de Francia, indicó que había interrogado al titular del banco Société Générale (SocGen) sobre sus antecedentes en la creación de compañías fantasmas y por abrir cuentas de sus clientes en Panamá. SocGen fue ubicado esta semana en el cuarto lugar en una lista de bancos internacionales que crean compañías fantasmas, con un total de 979 empresas. El banco declaró hace unos días que se había ajustado a todas las reglas de los países en los que opera y que era proactivo en el combate al fraude fiscal. (Con información de Reuters)

Société Générale, investigado

El fondo de inversión de Luxemburgo Leyne Strauss-Kahn & Partners (LSK), presidido por Dominique Strauss-Kahn, exdirector gerente del FMI, creó un total de 31 sociedades en paraísos fiscales, indicó Le Monde. Según el diario, LSK ayudó a sus clientes a crear y administrar sociedades en Seychelles, las Islas Vírgenes británicas, Panamá y Hong Kong, a través de una filial llamada Assya Asset Management Luxembourg. Le Monde recuerda que la sociedad LSK ejercía esta actividad en paraísos fiscales antes de la llegada a la presidencia de Strauss-Kahn. (Con información de AFP)

Banquero británico, con nexos nucleares

Nigel Cowie, banquero británico con vínculos con Corea del Norte, creó una sociedad con ventajas fiscales supuestamente utilizada por el Estado, sometido a sanciones para financiar sus programas nucleares y vender armas, reportó el diario The Guardian. Cowie era el jefe de Daedong Credit Bank, que más tarde figuró en las listas negras de Naciones Unidas y de Estados Unidos, por haber estado involucrado en transacciones financieras por millones de dólares, para empresas que participan en los programas nucleares y de misiles de Corea del Norte. (Con información de Reuters)