En medio de la pandemia del Covid-19 el año pasado, los ingresos que obtiene el gobierno a través del petróleo sufrieron la mayor caída de la que se tiene registro, de acuerdo con la información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Al cierre del año, los ingresos petroleros sumaron un total de 605,843 millones de pesos, lo que representó una caída de 38.7% respecto a los 988,161 millones de pesos que se recaudaron en el 2019. Con ello, registró su segundo año consecutivo de contracciones.

La caída del año pasado fue la más pronunciada desde el 2015, cuando pasaron de 1.53 billones de pesos a 1.03 billones.

El monto que ingresó por la venta del crudo representó 11.3% de los más de 5.3 billones de pesos que se registraron como ingresos presupuestarios del sector público.

Además, los datos de Hacienda arrojaron que la recaudación total de este rubro quedó 381,490 millones de pesos por debajo de lo programado para este año.

De acuerdo con la dependencia a cargo de Arturo Herrera, la caída en los ingresos petroleros se debió al impacto que tuvo el Covid-19 sobre la vida y economía mundial, ya que se aplicaron medidas de confinamiento que, hasta la fecha, continúan generando incertidumbre respecto a la recuperación.

En este sentido, James Salazar, analista de CiBanco, explicó que la caída de estos ingresos se debió a una menor producción de barriles el año pasado, así como la caída de los precios internacionales del petróleo, en donde incluso llegaron a ser negativos.

“La producción estuvo por debajo de la meta que planteó el gobierno en el Plan de Negocios de Pemex. Cerramos el año con 1.6 millones de barriles diarios, cuando se programaron alrededor de 1.8 millones, además cerraron en el peor nivel en las últimas cuatro décadas”, explicó.

Esperan 13% más este año

Para este año, el gobierno prevé que los ingresos petroleros muestren un crecimiento anual de 13% para llegar a 936,800 millones de pesos, lo cual “se explica por un aumento en la plataforma de producción y en el precio del petróleo esperado (...) de 6.5 y 21.7%, respectivamente, así como de un aumento esperado en el precio del gas natural previsto para el 2021”, detalló la SHCP en el Paquete Económico para este año.

James Salazar explicó que las cifras podrían parecer optimistas. Enfatizó que si bien se espera una recuperación en la actividad económica, ante la incertidumbre que aún hay por la pandemia consideran que el crecimiento de los ingresos petroleros podría ser entre 5 y 7%, muy alejado de 13% estimado por el gobierno.

“La tendencia se puede revertir, más del lado del precio que del lado de la producción. Sin embargo, consideramos que será difícil revertir la tendencia negativa que trae la plataforma petrolera de México a pesar de los múltiples intentos que trae la administración actual, y probablemente así seguirá durante el 2021.

“La demanda sí va a mejorar respecto al año pasado, pero no de forma tan significativa, por lo que el precio internacional se mantendrá en niveles más atractivos, pero no hay que esperar cambios o movimientos muy abruptos en ese sentido”, concluyó.

ana.martinez@eleconomista.mx