A pesar de la incertidumbre que generó el triunfo de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos y sus implicaciones en México, el país se mantuvo como uno de los mayores receptores emergentes de capital proveniente de los inversionistas de fondos globales, evidenció el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por su sigla en inglés).

Con estimaciones propias, el IIF supone que México captó 35,000 millones de dólares en el 2016; cifra que de confirmarse, habría duplicado el flujo acumulado de este tipo de inversiones en el 2015.

Los datos oficiales serán divulgados por el Banco de México en los resultados de la Balanza de Pagos anual, a presentarse el día 24 de este mes.

Al confirmarse esta estimación, México se coronaría como el mayor receptor de capitales entre los emergentes en el 2016 y le seguiría India, con un flujo de 33,000 millones de dólares; Brasil, que habría captado 32,500 millones de dólares e Indonesia, con entradas por 29,200 millones de dólares.

Según los cálculos del instituto, acompañaron a México con un flujo similar de activos mercados como Turquía, India y Brasil.

En su reporte mensual sobre Portfolio Allocation Trends (Tendencia en la Asignación de Portafolios), especialistas del IIF destacaron que el mayor flujo de capitales hacia estos cuatro mercados emergentes se presentó en la segunda mitad del año pasado.

Las estimaciones del IIF incluyen errores y omisiones en sus cálculos.

Según el reporte, el portafolio de no residentes en emergentes es decir, inversiones de extranjeros en la totalidad de los emergentes revisados había llegado a 12,300 millones de dólares en enero; Sin embargo, serían mercados accionarios los principales receptores y en los de deuda habría una menor actividad.

En el análisis, dirigido por Emre Tiftik, subdirector del IIF, destaca que en el 2016 los flujos de capital hacia emergentes totalizaron 192,000 millones de dólares, con lo que habrían superado en 70,000 millones los captados en el 2015 por este tipo de receptores.

Sin embargo, el total de los recursos asignados a estos mercados aún no superaría el histórico del 2014, que superó 200,000 millones de dólares.

China habría sido la excepción, pues según sus cálculos, en el 2016 registró salidas de 725,600 millones de dólares.

Entre los 10 emergentes revisados en el reporte del IIF, Rusia habría sido el segundo con mayores salidas, de 12,300 millones de dólares.

La selección de estos países hecha por el IIF tiene que ver con la disponibilidad oportuna de cifras oficiales para comparar.

A pesar de que este informe anticipa la situación del flujo de capitales hacia emergentes en enero, no trae un detalle sobre México, que ha sido el mercado emergente más afectado por la incertidumbre generada ante la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca y su cruzada anticomercio.

El IIF se ha caracterizado por hacer previsiones muy cercanas a las cifras oficiales de los mercados emergentes, tal como lo han explicado expertos de organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

El instituto es la mayor asociación internacional de instituciones financieras de operación mundial. Entre sus miembros se encuentran Dubai International Finance Center, Bank of China, Wells Fargo, Santander, Standard & Poor’s, Principal, Moody’s, MetLife, Banorte, BBVA, entre otros.

ymorales@eleconomista.com.mx