En el penúltimo mes del año, la inflación desaceleró y se ubicó en su menor nivel desde hace tres años, de acuerdo con lo divulgado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró en noviembre un avance de 0.81% mensual, con lo que a tasa anual se ubicó en 2.97 por ciento. El dato es ligeramente menor al de octubre, de 3.02 por ciento. Además, es el menor nivel registrado desde septiembre del 2016, cuando registró la misma tasa en su comparación anual.

El resultado fue ligeramente menor a lo esperado por nueve analistas, bancos y corredurías consultados por Reuters, quienes esperaban que los precios al consumidor aumentaran 2.99 por ciento.

Una de las razones por la cual la inflación resultó menor a la esperada, comentaron analistas de Banorte, fue por mayores descuentos a los anticipados durante el Buen Fin, el cual se llevó a cabo entre el 15 y 18 de noviembre, aunque otras tiendas, como Walmart, empezaron días antes con promociones y descuentos.

De esta manera, los precios al consumidor se mantuvieron por sexto mes consecutivo dentro del objetivo del Banco de México (Banxico) de 3% +/-1 punto porcentual.

“Las presiones inflacionarias están disminuyendo debido, principalmente, a la lenta actividad económica y el efecto rezagado de las políticas fiscales y monetarias más estrictas. Creemos que la inflación general seguirá rondando en 3% durante el primer semestre del próximo año. El ritmo modesto de la actividad económica y los precios estables de los productos básicos compensarán parcialmente cualquier posible presión inflacionaria al alza en el corto plazo, lo que le permitirá al Banxico reducir las tasas de interés”, indicó Andrés Abadía, economista senior para América Latina de Pantheon Macroeconomics.

Los analistas prevén que la inflación cierre el año dentro del objetivo del Banxico, algo que se extendería a la primera mitad del 2020.

Subyacente converge lentamente.

A detalle, la inflación subyacente se ubicó en 3.65 desde 3.68% del mes previo, con lo que registró cinco meses consecutivos de desaceleración. Dentro de ésta, los servicios mostraron un incremento de 3.67% mientras que las mercancías de 3.69 por ciento.

“Pese a hilar su quinto mes de desaceleración, la tasa anual del índice subyacente todavía exhibe cierta renuencia a bajar y divergencia al interior. Las mercancías tocaron su menor nivel en el año, ya que la estabilidad en el tipo de cambio y menores precios de bienes agropecuarios contribuyen al desempeño de los bienes no alimentarios y alimenticios, respectivamente. Por su parte, el rubro de servicios, sensible al alza en salarios, se aceleró en noviembre”, mencionó Alejandro Saldaña, subdirector de Análisis Económico de Ve por Más.

Al interior del rubro de mercancías, los alimentos, bebidas y tabaco mostraron un aumento anual de 4.56% mientras que las mercancías no alimenticias de 2.66 por ciento. En el caso del rubro de los servicios, la educación mostró un avance de 4.73%, la vivienda de 2.88% y otros servicios de 4.16 por ciento.

En el caso de la inflación no subyacente, ésta presentó un avance de apenas 0.98%, debido a una menor presión del rubro de los energéticos.

Los productos agropecuarios mostraron un incremento de 2.18% anual, donde los productos pecuarios se encarecieron en 5.38%, mientras que el precio de las frutas y verduras disminuyó 1.48 por ciento.

En tanto que los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno presentaron un aumento en su precio de 0.14 por ciento. El precio de los energéticos, donde se encuentran las gasolinas, reportó una baja en el periodo de 1.80%, mientras que las tarifas de gobierno incrementaron en 5.09 por ciento.