El presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) presentó al Congreso un “estimado prudente” del crecimiento que tendrá el país, aunque consideró que “se quedaron cortos”.

“La proyección que presentó Hacienda al Congreso es un estimado prudente, conservador. Para no contradecir a quienes están elaborando proyecciones de crecimiento, sobre todo para no contradecir al Banco de México”, manifestó en conferencia de prensa.

Dijo que el documento presentado por Hacienda es muy similar al diagnóstico del Banco de México, mismo que respetó, y aseguró que en su administración están actuando “con responsabilidad y seriedad”.

“Sin embargo, yo considero, y a las pruebas me remito (...) que se quedaron cortos en la proyección, que vamos a crecer como se estima en cuando menos 2% este año, ése es mi pronóstico, 2%, y el año próximo vamos a crecer ya 3% y apuesto, trato hecho”, indicó.

De acuerdo con el documento de la SHCP, la expectativa de crecimiento para los dos primeros años de la administración del tabasqueño es a la baja, al precisar que para el cierre de este año la economía del país tendrá una expansión en un rango entre 1.1 y 2.1 por ciento.

La dependencia explicó que los Precriterios del 2020 se presentan bajo un panorama económico global que refleja claras señales de desaceleración.

“El Fondo Monetario Internacional, en su actualización de enero del 2019 del reporte de Perspectivas de la Economía Mundial, revisó a la baja sus proyecciones de crecimiento de la economía mundial para el 2019, de 3.7 a 3.5%, y de 3.7 a 3.6% para el 2020”, expuso.

Refirió que para el 2020 se prevé que el Producto Interno Bruto registre un crecimiento anual en un rango de 1.4 y 2.4 por ciento.

Cambio de panorama

Estos rangos, destacó, difieren de los previstos en los Criterios Generales de Política Económica del 2019, publicados en diciembre del 2018, como resultado del bajo nivel de crecimiento observado en la economía mexicana durante el último trimestre del año pasado, el cual podría prolongarse en el primer trimestre del 2019.

Asimismo, indicó que se espera que la inflación continúe disminuyendo para el 2019 y el 2020, mientras se disipan los efectos de la alta volatilidad cambiaria y los precios de los energéticos que dieron pie a su incremento.