Tras las modificaciones que organismos e instituciones han hecho a la perspectiva de crecimiento para México, así como el avance en el programa de vacunación contra Covid-19, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público informó que revisará al alza su estimación para el Producto Interno Bruto (PIB) de este año.

Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda, informó que en los Precriterios Generales de Política Económica 2022, que se entregarán en abril, la dependencia modificará su expectativa de crecimiento de 4.6 a 5.0 por ciento.

“Muy pronto, para los precriterios revisaremos, de manera oficial, nuestra estimación de crecimiento a una cifra cercana a 5%”, dijo durante la inauguración de la 84 Convención Bancaria, la cual se llevó a cabo el la CDMX, y se transmitió de manera digital.

Durante su discurso, en el emblemático Club de Banqueros, Yorio recordó que el mundo entra en una fase de recuperación tras la crisis económica y sanitaria que causó el Covid-19, el cual cumplió un año de ser declarado como pandemia y que llegó a México justo unos días antes de la Convención Bancaria del año pasado, la cual fue el último acto público masivo que se permitió en el 2020.

Explicó que la producción y distribución de las vacunas se empieza a consolidar a nivel mundial, por lo que para el gobierno fue un objetivo primordial asegurar suficientes contratos de vacunas, lo que convirtió a México en el primer país de América Latina en iniciar su programa de vacunación.

Por su parte, Arturo Herrera, secretario de Hacienda, consideró que con la modificación de las expectativas económicas se muestra que el panorama que se espera para este año sea “mucho mejor” de lo previsto.

Aseguró que también prueba que la Secretaría de Hacienda hace pronósticos basados en las mejores técnicas, los cuales deben ser anclaje para las expectativas de los mercados.

“Me parecía paradójico que cuando planteábamos la caída más alta desde 1932 la gente nos dijera optimistas, pero aún así lo que sucedió fue que, conforme fue pasando el tiempo, los pronósticos de los analistas, de las calificadoras, organismos, empezaron a converger con el pronóstico de Hacienda tanto del 2020 como del 2021”.

La crisis más seria

Herrera destacó que la crisis del Covid-19 ha sido la más seria y severa que el mundo ha tenido que enfrentar en los últimos 100 años. En el caso de la salud, ha sido la más grave desde la influenza española en 1918, y de la economía, la más delicada desde la Gran Depresión, en 1932.

El funcionario subrayó que México cuenta con las vacunas necesarias para la población y, la aplicación de éstas permitirá avanzar de manera más rápida en la recuperación de la economía mexicana.

Explicó que ante la llegada del Covid a México, han dividido este periodo en cuatro etapas. La primera de ellas fue la del Gran Confinamiento, en donde se buscó frenar el nivel de contagio en la sociedad. La segunda fase fue el periodo de reapertura gradual de la economía, la que se denominó como “Nueva Normalidad”, mientras que la tercera etapa empezó en diciembre pasado, con la llegada de algunas vacunas y con lo cual se empezó el proceso de vacunación en el país.

“Estamos entrando en una etapa de aplicación exponencial de las vacunas y eso es lo que va a permitir la salida de esta crisis. Estamos definiendo una cuarta etapa que será la de la economía post Covid, en donde apostamos fuertemente a que la banca y el sector financiero serán uno de los motores principales para el crecimiento”, aseveró.

Banca tiene papel crucial

Previamente, en compañía de autoridades del sector financiero, así como de algunos banqueros que acudieron a la ceremonia, Gabriel Yorio destacó que la banca tiene un papel crucial en la reactivación de la economía este año.

“Es importante acelerar el paso y consolidar lo más pronto posible las bases para que el sector financiero sea más grande y sea el motor de crecimiento sustentable, verde y social”, dijo frente a los banqueros.

En el corto plazo, añadió, la provisión de créditos será una herramienta para impulsar el consumo e inversión, además de aumentar la inclusión financiera, incorporar corresponsales bancarios, disminuir el uso de efectivo, incrementar pagos digitales, fortalecer los mercados y fuentes de financiamiento, así como transitar a finanzas sostenibles que permitan movilizar recursos para atender riesgos derivados del cambio climático y alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible.

ana.martinez@eleconomista.mx