La calificación soberana de Grecia en la agencia Standard and Poor’s (S&P) fue rebajada tres escalones más dentro de la categoría de deuda especulativa o basura, al advertir que es cada vez más probable que el país entrará en una fase de reestructuración de obligaciones.

En un comunicado, la agencia recortó la nota del gobierno heleno desde B hasta CCC con perspectiva negativa, lo que implica que aún podría rebajarse más. Con esta baja, Grecia se convierte en el soberano con la calificación más baja de todos los países del mundo, cuya solvencia es avalada por la firma.

Incluso países como Zambia, Líbano, Camerún, Ghana, Pakistán, Granada, Ecuador o Jamaica tienen una mejor calificación que los títulos griegos. Según la nomenclatura de esta agencia, cuando una deuda es calificada en el escalón CCC significa que hay una probabilidad de 30 a 50% de que haya impago o default en el cumplimiento de sus obligaciones financieras.

Los analistas de la firma anticiparon que las condiciones para un paquete de ayuda financiera externa adicional al gobierno griego estará inevitablemente sujeta a la reestructuración de sus obligaciones con los acreedores.

Lo que en palabras de S&P es equivalente a una moratoria temporal o cesantía de pagos. Esta acción de calificación podría motivar un retiro de observación crediticia para todas las calificaciones del país, incluidas las subnacionales.

IMPAGOS QUE VIENEN

La rebaja refleja nuestra opinión de la mayor probabilidad de uno o varios impagos de obligaciones totales y oportunas respecto de otros deudores emergentes que estaban en el mismo escalón de ‘B’, donde se ubicaba Grecia , refirieron.

Y es que el déficit de financiamiento ha resultado a partir de la previsión de que el gobierno heleno no podrá regresar al mercado ni en el año 2012, lo que va a generar, explican, un incumplimiento de los compromisos firmados con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea, cuando se signó el acuerdo de entendimiento para el rescate.

Según sus estimaciones, las obligaciones financieras de corto plazo para Grecia suman 95,000 millones de euros de deuda. Los títulos contabilizados son los que madurarán en un plazo que va desde ahora hasta fines del año 2013.

A esta cifra habrá que sumar unos 58,000 millones de euros adicionales, cuyo vencimiento es en el año 2014.

La rebaja de calificación a Grecia refleja también la opinión de S&P de que los riesgos en la implementación del programa de la Unión Europea y el FMI están aumentando por el enrarecido entorno político que priva en el país, ambiente que se suma al difícil clima económico por el que atraviesa su maquinaria productiva.

[email protected]