Los países de la zona euro descartaron definir por ahora medidas adicionales para aliviar la deuda griega, una condición exigida por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para participar en el actual plan de ayuda a Atenas.

Este tercer programa de ayuda a Grecia, cuya deuda roza actualmente 180% de su Producto Interno Bruto, prevé el desembolso en tres años a partir del 2015 de un total de 86,000 millones de euros.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, estimó que todavía es demasiado pronto para definir eventuales medidas adicionales de alivio de la deuda griega, al término de una reunión de los ministros de Finanzas de la zona euro.

El eurogrupo podría abordar la cuestión con el FMI en su próxima reunión el 5 de diciembre, precisó Dijsselbloem.

La institución monetaria internacional presiona para que los europeos adopten medidas para reducir la deuda de Grecia, si es que quieren su participación en el programa de ayuda.

Incluso en el caso de una aplicación integral de las medidas de austeridad y reformas prescritas al país por sus acreedores, Grecia necesita un alivio de su deuda calculado con base en objetivos presupuestarios y de crecimiento creíbles , estimó el FMI en septiembre.

Para el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, es completamente absurdo especular sobre estas medidas de alivio. Todo se decidirá tras el final del programa, en el 2018 (...), teniendo en cuenta la evolución económica de entonces , aseguró.

Por otro lado, Alexis Tsipras, primer ministro de Grecia, abrió una nueva etapa, en sus casi dos años al frente del gobierno, un periodo de crisis y obstáculos; en su primer Consejo de Ministros tras la remodelación de gabinete, afirmó que su meta es dirigir el Ejecutivo que sacó a Grecia de la crisis .

¿Queremos ser el gobierno de un país en crisis o el gobierno que lo saca de la crisis? , planteó Tsipras ante un renovado gabinete, cuya principal característica es la eliminación o el traslado de carteras de los ministros que más fricción habían causado en la negociación con los acreedores.

Esta nueva página tendrá como prioridad, añadió Tsipras, el cerrar cuanto antes la segunda evaluación del programa de rescate, de cuyo éxito no sólo depende el desembolso de un nuevo tramo de 6,100 millones de euros, sino poder abrir el debate respecto del alivio de la deuda.