Una vez que se dio a conocer que el Producto Interno Bruto (PIB) del tercer trimestre fue de 0.1%, Citibanamex estimó que la economía presentará una contracción de -0.1% en todo el año, lo que sería la primera cifra del PIB negativa desde el 2009. El pronóstico previo de este banco era de 0.2 por ciento.

“La economía mexicana disminuyó 0.4% anual en el tercer trimestre con series desestacionalizadas, por debajo de nuestra expectativa y la del consenso de 0.0 y 0.1%, respectivamente. El sector servicios disminuyó 0.1% anual y la producción industrial 1.7%, también a tasa anual”.

Agregó que el sector industrial sigue siendo el principal lastre de la actividad económica.

Citibanamex destacó que durante los primeros nueve meses del año, la economía se ha mantenido estancada, con una tasa de crecimiento anual de 0.0 por ciento.

“Más preocupante, el impulso negativo ahora parece demasiado fuerte y generalizado para permitir que el dato del cuarto trimestre mantenga la economía en territorio positivo durante todo el año”.

Refirió que su estimación para el cuarto trimestre es de 0.2%, que implica una mejora modesta frente al desempeño reciente, lo que conduciría a una tasa del PIB de -0.1% para todo el 2019.

Latente riesgo de recesión

En línea con Citibanamex, estrategas de inversión de Goldman Sachs, BNP Paribas y Pantheon Macroeconomics recortaron sus previsiones del PIB para el 2019 al incorporar la estimación oportuna del Inegi y reconocieron una alta probabilidad de que se presente una contracción en el 2019.

Desde Wall Street, el economista para América Latina de Goldman Sachs, Alberto Ramos, redujo su estimación a 0.2% en este año, desde 0.3% que tenía el mes pasado.

Pero advirtió que la rigidez de la política monetaria, los estrictos requerimientos financieros, la debilidad observada en la creación de empleo y la incertidumbre interna y externa, siguen amenazando el sentimiento de los consumidores e inversionistas, al punto de mermar su aportación al PIB del último trimestre.

De darse el caso, se vuelve posible que se presente un nulo crecimiento en el año, e incluso tasas ligeramente negativas, advirtió.

Por su parte, el economista en jefe para México y Colombia de BNP Paribas, Joel Virgen, ajustó a la baja su estimación para el PIB del 2019 a 0.1% desde 0.6 por ciento. El estratega recordó que el dato del tercer trimestre es una estimación oportuna, lo que podría dar lugar a un nuevo ajuste a la baja para el indicador final a revelarse el 25 de noviembre. Bajo este escenario no puede descartarse una recesión, asumiendo que el desempeño del PIB podría quedar en negativo y que el último trimestre del año también podría resultar negativo lo que completaría la definición técnica de dos trimestres consecutivos en contracción.

Servicios bajo presión

Desde Londres, el economista senior para América Latina, Andrés Abadía, destacó que el dato del PIB al tercer trimestre está en línea con su visión de que la economía tuvo un mal inicio de la segunda parte del año ante diversos choques de carácter interno y externo.

Identificó al sector servicios como “el más importante en el actual ciclo económico” y dijo que se mantiene bajo presión, al presentar una desaceleración. Estimó que la economía tendrá un nulo crecimiento en todo el año, ahora 0.1% luce “un poco optimista”, admitió.

Estancamiento preocupa

Por su parte, el catedrático de la Facultad de Economía en la UNAM, Juan Carlos Moreno-Brid, dijo que con seis trimestres de estancamiento es claro que se ha perdido impulso y no estamos bien. Descartó identificar el origen del deterioro en el desempeño interno o en el externo. “Aun si las autoridades tuvieran razón y la desaceleración es resultado del ciclo internacional, hay que hacer algo. El estancamiento es preocupante”.

Destacó el deterioro del sector secundario, la caída del sector industrial, el desplome de inversión privada y pública, así como la contracción de la construcción.

Así, el arranque del gobierno de Andrés Manuel López Obrador pasará a la historia como el primero en tres sexenios con nulo crecimiento o en contracción del PIB del primer año de gestión.