Las empresas con negocios en Gran Bretaña deberían informar a sus inversionistas sobre el efecto que la epidemia de coronavirus en China está teniendo en sus negocios, indicó este martes un organismo de control contable británico.

Los resultados anuales para el 2019 serán presentados pronto y las compañías están obligadas por ley a revelar los principales riesgos e incertidumbres a sus negocios de una manera clara y oportuna, indicó el Consejo de Información Financiera (FRC, por su sigla en inglés).

“Animamos a las compañías a estudiar con cuidado qué declaraciones podrían tener que incluir en sus reportes  de fin de año en relación con estos eventos”, refirió el FRC.

El organismo señaló que los riesgos podrían incluir que una empresa que tenga extensas operaciones o manufacturas en China se vea afectada por la escasez de personal y los retrasos en la producción.

“Además, las compañías que no tengan presencia en China, pero sí lazos comerciales significativos o cadenas de suministro globales dependientes de bienes manufacturados chinos tendrán que considerar incluir esta información si sus negocios se enfrentan a una posible disrupción”, indicó el FRC.

Las empresas podrían tener que revisar las valoraciones de los activos y pasivos, realizar pruebas adicionales de deterioro y comprobar si los arrendamientos se han vuelto complejos.

El FRC indicó también que está en conversaciones con empresas de auditoría para evaluar el impacto de su trabajo sobre los grupos con filiales chinas que cotizan en Reino Unido.

En Alemania, baja confianza de los inversionistas

Por otra parte, la confianza de los inversionistas en Alemania bajó en febrero con fuerza, debido a que se esperan consecuencias negativas en el comercio mundial del Covid-19.

El Centro para la Investigación Económica Europea (ZEW) informó que su índice de confianza inversora bajó 18 puntos en febrero hasta 8.7 puntos, por lo que se sitúa por debajo del nivel de diciembre del año pasado.

“Las temidas consecuencias negativas de la epidemia de coronavirus en China en el comercio mundial llevaron a una caída notable de las expectativas coyunturales en Alemania”, considera el presidente del ZEW, Achim Wambach.

Así, la valoración de la situación económica actual en Alemania cayó en febrero 6.2 puntos, hasta -15.7 puntos, respecto a enero.