En los próximos días el Servicio de Administración Tributaria (SAT) comenzará con alrededor de 300 auditorías electrónicas a contribuyentes a los que se les haya detectado diferencias importantes en su contabilidad, informó Samuel Arturo Magaña Espinosa, administrador central de Operación de la Fiscalización Nacional de la dependencia.

Luego de que se anunciara que estas auditorías arrancarían en septiembre, Magaña informó que muy probablemente hoy y mañana se envíen las primeras notificaciones a contribuyentes que tendrán una revisión electrónica.

Asimismo, se espera que al cierre del 2016 el organismo recaudador haya iniciado aproximadamente 3,000 auditorías electrónicas.

Éstas se harán a contribuyentes a quienes se les detectó una inconsistencia en su información almacenada en la base de datos y sistemas del SAT en los siguientes rubros: diferencia entre impuestos a cargo declarado contra lo efectivamente pagado, omisión de retenciones o entero del Impuesto Sobre la Renta o del Impuesto al Valor Agregado.

La autoridad fiscal también se enfocará en revisar los acreditamientos indebidos de pagos provisionales en la declaración anual, donativos otorgados en exceso, determinación incorrecta del ajuste anual por inflación acumulable o deducible y la deducción indebida de intereses pagados por créditos hipotecarios de más de una casa habitación.

Como parte de un seminario del Instituto Mexicano de Contadores Públicos, Magaña Espinosa enfatizó que estos actos de fiscalización reducen significativamente los plazos para concluir las auditorías, pues ahora se espera que en promedio sólo duren cuatro meses.

Informó que el posible universo a fiscalizar incluye a todos los contribuyentes que ya han confirmado su Buzón Tributario, pues es por medio de éste que se le notificará a los contribuyentes que serán sujetos a revisiones electrónicas.

En este contexto, informó que, de los 53 millones 585,310 contribuyentes activos que el SAT tiene en su padrón, 1 millón 678,645 contribuyentes han confirmado su Buzón Tributario, de los cuales, 431,020 son personas morales y 1 millón 247,625, personas físicas.

En el caso del resto de los contribuyentes (quienes no han confirmado su Buzón Tributario), si se detectan inconsistencias, podrán ser sujetos a un acto de fiscalización por el método tradicional (visitas domiciliarias y revisiones de gabinete).

Asimismo, es importante mencionar que los 7,856 contribuyentes que están amparados contra la contabilidad electrónica y el Buzón Tributario no pueden ser sujetos a estos actos de fiscalización.