La actividad económica mexicana registró en abril, en medio de las medidas de confinamiento para combatir el Covid-19, el mayor desplome del cual se tenga registro, de acuerdo con los datos que publicó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), registró en el cuarto mes del año una contracción de 19.7% anual, con cifras desestacionalizadas, con lo cual la economía registró su peor mes en la historia del indicador.

De esta manera, el IGAE registró 12 meses consecutivos a la baja en su comparación anual.

En su comparación mensual, el IGAE registró una contracción de 17.3%, lo cual también supone la mayor caída de la cual se tenga registro en el Inegi.

“Esta es la mayor contracción en la historia de la serie, altamente impactada por el paro de actividades y el distanciamiento social debido a la pandemia (...) la pandemia del Covid-19 está teniendo un impacto sin precedentes, resultando no sólo en pérdidas económicas sino en menor bienestar de las personas ante condiciones de empleo que se han deteriorado con fuerza”, refirieron analistas de Banorte.

“Los datos mejorarían marginalmente a partir de junio, con la reactivación de algunas industrias, aunque para ciertos servicios, la reapertura sería más tardía. Con ello, el Producto Interno Bruto caería 12% anual en el segundo trimestre del año y 7.1% en todo el 2020. Tomará más de dos años la recuperación completa”, señaló por su parte Alejandro Saldaña, subdirector de Análisis Económico de Ve por Más (Bx+).

Caídas récord

Al interior del reporte, los datos mostraron que en dos de los tres grandes grupos de actividades económicas registraron caídas récord durante abril.

La excepción fueron las actividades primarias, que crecieron 2.4% anual.

Lo anterior, explicó Alejandro Saldaña, se debió a que la industria alimentaria se mantuvo activa y el confinamiento apoyó la demanda de productos básicos, como los alimentos.

En el caso de las actividades secundarias, en donde se engloban a las industrias, se mostró una contracción de 29.6%, también histórica. Al interior de éstas, la construcción cayó 38.4%, mientras que la manufactura 35.5 por ciento. La minería registró una tasa negativa de 3.6% y la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final se contrajo 3.5 por ciento. Por su parte el sector terciario —relacionado con servicios— registró una caída récord de 16.1% anual.

Alojamiento temporal, el servicio más afectado

Al interior de las actividades terciarias, el servicio que mostró una mayor caída fue el de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas, con una contracción de 70.4% anual.

Ante la pandemia del Covid-19 el gobierno decidió restringir los viajes y cerrar zonas turísticas, con lo cual el sector hotelero tuvo que cerrar sus inmuebles.

Comercio al por menor, también mostró una fuerte contracción de 32.1% mientras que los servicios de esparcimiento cultural, deportivo y otros servicios recreativos, excepto actividades gubernamentales, cayeron 30.3 por ciento.

En caída libre

  • 32.1% cayó el comercio al por menor.
  • 16.1% cayó el sector relacionado a servicios.
  • 29.6% se contrajeron las actividades secundarias.
  • 70.4% cayeron los servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas.

[email protected]