Para el próximo año, el gobierno federal espera obtener menores recursos por el cobro del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a los alimentos de alta densidad calórica, mejor conocidos como comida chatarra, y a las bebidas saborizadas como los refrescos, en medio de la desaceleración económica, indicaron expertos.

De acuerdo con información de la Iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación (ILIF) 2020, por dichos productos se espera ingresar 52,443.7 millones de pesos, esto es 2.85% menos, en términos reales respecto a los recursos que se esperan obtener para este año.

En el caso de la comida chatarra, se prevé recaudar 23,783.2 millones de pesos, una reducción anual de 4.9%; mientras que, por las bebidas azucaradas se proyectan 28,660.5 millones de pesos, esto es 1.1% menos a los recursos previstos para este año.

“La desaceleración económica está provocando una menor recaudación de impuestos, lo cual también se verá en el 2020, por ese motivo habrá una baja en la recaudación del IEPS en estos productos. Las familias consumen menos”, comentó José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

Destacó que la reducción se deberá también a que la base de comparación es muy alta, pues durante los últimos años la recaudación del IEPS ha tenido un buen desempeño, respecto de otros impuestos. Además, dijo, es probable que el gobierno esté previendo que con los cambios que se proponen en la miscelánea fiscal 2020, se reduzca el consumo de estos productos.

La SHCP propuso aumentar de 1.17 a 1.27 pesos por cada litro el impuesto en las bebidas saborizadas; mientras que la comida chatarra mantuvo el IEPS de 8% en botanas, chocolates, dulces, y productos de confitería.

Para Alejandro Calvillo, directo de El Poder del Consumidor, la reciente aprobación del etiquetado frontal de advertencia en alimentos y bebidas industrializados tardará en mostrar sus efectos en el consumo. “Tiene que pasar un plazo en el que se publique la nueva norma de etiquetado y su aplicación; se tiene que dar un tiempo a la industria”.

Cigarros, más caros

A pesar de que en la miscelánea fiscal se propone que aumente el precio de cada cigarro de 0.35 a 0.50 pesos, para el 2020, la SHCP prevé recaudar 43,277.3 millones de pesos, 2.1% menos a lo que se espera obtener para el cierre de este año.

Sin embargo, cálculos del Centro de Investigación Económica Presupuestaria estiman que dicha medida aumentaría la recaudación en aproximadamente 3,000 millones de pesos, ya que el precio incrementaría en 8% y disminuiría el consumo en 4.7 por ciento.

Calvillo consideró que, para reducir el consumo de este producto que daña la salud es necesario que se aumenten más los impuestos. “La experiencia en otros países es que, cuando aumentan en 20% más el impuesto, se observa que reduce el consumo de productos dañinos en la salud, la miscelánea sólo propone la mitad”.

Erick Ochoa, director de Salud Justa Mx, declaró que, si bien es valiosa la propuesta de actualización e indexación del tabaco labrado, se debe fortalecer y dejar espacio a que aumente el impuesto.

“Pedimos que se eleve el impuesto en un peso por cigarro para llegar a una cuota específica de un peso con 35 centavos. Con esta acción aumentaría la recaudación en alrededor de 12,900 millones de pesos para el 2020, lo que podría destinarse para la prevención del tabaquismo”.