El Fondo Monetario Internacional (FMI) reconoce que la desarticulación de las reformas estructurales que tenía México está aumentando la incertidumbre e inhibiendo la inversión.

La consejera económica del Fondo Monetario, Gita Gopinath, advirtió que la recuperación mexicana cuenta con la fortaleza para alcanzar un crecimiento de 4% el año próximo.

“La recuperación económica de México ya no está corriendo en dos velocidades. Ha dejado de depender sólo de la manufactura (exportaciones) y ahora también los servicios están impulsando una base amplia de la recuperación”, aseguró.

En conferencia de prensa para presentar el reporte insignia del FMI, el “World Economic Outlook” (WEO), recomendó que los cambios regulatorios para el sector estratégico de energía se enfoquen en hacerlo más eficiente y sustentable para el medio ambiente.

“Las reformas que tenía México hace algunos años se han perdido, generando tal incertidumbre que ha limitado la inversión. En términos de energía hay que otorgar al sector más eficiencia y sostenibilidad ambiental. Ese debería ser el enfoque en las reformas para atraer al sector privado”, enfatizo.

El nuevo pronóstico del PIB para México de 4% para el 2022 incorpora un ajuste respecto de la previsión del mismo organismo presentada en julio pasado (4.2%), está en línea con 4.1% estimado por el gobierno en sus Criterios Generales de Política Económica para el 2022.

El FMI anticipó también un rebote del PIB de 6.2% para este año, un pronóstico que se mueve desde 6.3% estimado por ellos mismos en la actualización de julio, niveles que se ven favorecidos por la fuerte caída que registró la economía en el 2021.

Competencia para bajar precios

Previo a la conferencia, el FMI divulgó las conclusiones preliminares que realizó la misión de expertos que visitó México en cumplimiento al Artículo IV de los estatutos.

Ahí, explicaron que “las acciones dirigidas a privilegiar a los productores de energía estatal, revertir reformas anteriores y cancelar ciertos proyectos de inversión impactaron las intenciones de inversionistas de participar”.

Enfatizaron que “los altos precios de electricidad que tiene México (...) se mantienen notablemente arriba de los que se ofrecen en Estados Unidos y muchos mercados emergentes”.

Acotaron que a pesar de estos altos costos, “la confiabilidad del suministro de electricidad es una preocupación creciente”.

En las citadas conclusiones preliminares que entregaron al gobierno mexicano expusieron que “para promover un sector energético más barato, más confiable, sostenible y competitivo”, la recomendación es “aprovechar la amplia y diversa base de recursos de energía renovable de México, alentar la participación del sector privado en la generación de electricidad y distribución de hidrocarburos y fortalecer la red eléctrica”.

Inflación, desempleo y déficit

En el WEO, los expertos del FMI anticiparon que la inflación de México registrará una variación de 5.4% este año, expectativa que está debajo de la que tiene el mismo Banxico de 6.2 por ciento.

Para el 2022, prevén una moderación en la escalada de precios a 3.8%, superior al estimado del banco central, que se ubica en 3.4 por ciento.

El organismo internacional anticipa que la tasa de desempleo se ubicará en 4.1% al cierre de este año y bajará a 3.7% en el 2022.

Prevé que al cierre del año la cuenta corriente de la balanza de pagos del país estará equilibrada y que el año próximo registrará un déficit de 0.3 por ciento.

ymorales@eleconomista.com.mx